México tendrá condiciones favorables de mercado este año, no obstante a tener una de las mayores necesidades de financiamiento gubernamental en la región de América Latina, evidenció Shelly Shetty, directora de análisis soberano para el país de Fitch.

De acuerdo con ella, tanto México como Brasil tienen amortizaciones considerables debido a su dependencia continua en fuentes de financiamiento de corto plazo . Sin embargo, destacó que la alta capacidad de absorción de sus mercados de deuda locales mitiga el riesgo de financiamiento.

En un informe especial, titulado Latin America Government Financing Needs Broadly Stable Despite Unfavorable External Environment , la especialista destacó que en la agencia esperan un crecimiento económico sostenido a nivel regional, que vendrá acompañado de disciplina fiscal y mejoramiento continuo de la gestión de deuda.

Confió que este desempeño económico favorecerá a las arcas públicas para mantener los déficit bajo control y reducir los desembolsos relacionados con la deuda externa.

En el análisis, precisaron que las políticas macroeconómicas disciplinadas que han caracterizado a México otorgan amplia estabilidad financiera al país.

De acuerdo con Fitch, la carga de la deuda del gobierno mexicano se mantendrá por debajo de 40% del PIB y la responsabilidad prudente de la administración pública ha motivado una extensión de la madurez y la duración de la deuda interna, lo que ha favorecido a tener una base de inversionistas diversificada.

Según el documento, la responsabilidad de la administración pública de México que ha permitido reducir la cuota en moneda extranjera de la deuda total del gobierno federal garantiza la confianza de los mercados. Además, el desarrollo constante de los mercados locales de capital ha dado al gobierno una alternativa al financiamiento del déficit fiscal.