México será un escenario importante de fusiones y adquisiciones de empresas a lo largo de este 2014, como resultado de las perspectivas de negocio que abre la aprobación de la reforma energética.

El foco de atención serán las energías limpias principalmente eólica, solar, geotérmica y el biogás , pues empresas de Estados Unidos, Japón y Europa han manifestado su interés por buscar socios para proyectos de conversión en plantas generadoras, aseguró Saúl Villa, socio a cargo del área de Fusiones y Adquisiciones de la consultoría KPMG.

En entrevista, el experto agregó que el pronóstico de crecimiento económico de México de 3.5% -impulsado por la recuperación de Estados Unidos , así como el ejercicio del gasto público en el desarrollo de infraestructura y las expectativas que también han despertado con las reformas financiera y de telecomunicaciones, hacen del país un polo atractivo para la inversión directa.

NUEVO MEXICAN MOMENT

Los cambios constitucionales le dieron un segundo aire al país. Estamos viendo de nuevo el llamado mexican moment , manifestó Villa al asegurar que éste será más exitoso que en el 2013.

No obstante, aclaró que las transacciones de compra o fusión de empresas en el sector energético no se realizarán en los primeros meses del 2014, sino hasta después del segundo semestre, conforme se conozcan los términos de la regulación secundaria.

Sin precisar nombres, dijo que varios corporativos importantes de países como Estados Unidos, Canadá, Brasil, Portugal, Reino Unido, Japón y Corea, entre otros, tienen previsto comprar o asociarse con empresas nacionales, un fenómeno que -aseguró- no se había visto en cinco años.

Además del ámbito energético, las actividades productivas que en los próximos meses verán procesos de integración o venta de compañías serán en infraestructura, bienes raíces, salud e industria automotriz. En menor medida habrá movimientos en los segmentos financiero, de consumo y de telecomunicaciones.

Según la herramienta de análisis Global M&A Predictor de KPMG, este año se prevé a nivel global un mayor apetito de los corporativos más grandes del mundo para absorber o asociarse con otras empresas, ya que el índice que mide esta intención aumentó 16% en diciembre del 2013 con respecto al mismo mes del 2012.

En el caso de América del Norte, que incluye a México, el índice repuntó 22 por ciento.

Según el análisis de la consultora, de la muestra de 1,000 empresas consultadas, se observa que la relación entre deuda neta y flujos operativos tiende a disminuir.

Esto permitirá a las firmas internacionales salir a diversas regiones del mundo para hacer negocios y adquirir a otras firmas.

En este sentido, Villa expresó que las empresas mexicanas también tienen amplias posibilidades de absorber nuevas unidades productivas fuera de las fronteras nacionales, dada la buena percepción que se tiene sobre la economía mexicana.

Entre las ramas de actividad con más probabilidades se encuentran las telecomunicaciones, la industria química y la industria embotelladora, por mencionar a las más importantes .

A decir de KPMG, en México se realizaron al cierre del 2012 cerca de 164 transacciones de fusiones y adquisiciones, con un valor total de 50,590 millones de dólares, lo que implicó un monto de 308 millones de dólares por cada operación.

Insistió que, ante el entorno favorable de la economía nacional, durante los próximos meses se concretarán operaciones que se negociaron el año pasado.

La firma consultora descartó que la volatilidad de los mercados internacionales pueda retrasar algún proceso, al argumentar que la condición de los corporativos más grandes es mejor y que la economía de sus países de origen se encuentra en mejor posición que en el 2013.

El mejor trimestre

Haz clic en la imagen para ampliarla

[email protected]