México es un mercado atractivo para los inversionistas asiáticos por su estrecho vínculo con Estados Unidos. Y los sectores que más apetito podrían despertar para el mercado chino son los vinculados a las manufacturas, particularmente autos, autopartes, eléctricos y electrónicos advirtió Caroline Yu Maurer, Directora de activos en China para BNP Paribas Asset Management.

De visita en México, dice que China no se encuentra tan lejos de nuestro país para abrir portafolios de inversiones. Refiere que la entrada de la Bolsa Continental China al índice MSCI, puede representar una opción atractiva para inversionistas latinoamericanos, particularmente mexicanos.

Entrevistada por El Economista, dice que el mercado de China no está tan lejos del mexicano, y que representa importantes oportunidades por desarrollar. Que a diferencia de México, Brasil tiene una historia más avanzada de relación con China, pero que los inversionistas chinos están dispuestos a explorar nuevas fronteras, y que los mercados latinoamericanos como México, ofrecen importantes atractivos.

Dice que es la segunda vez que visita México, y que un punto que le ha llamado la atención es la institucionalidad y certidumbre que ofrece el mercado. Se trata de una economía en desarrollo, comenta acerca de México, cuyo mercado continúa profundizándose.

China, expansión estable

Acerca de la situación económica de China, dice que BNP Paribas estima una expansión alrededor de 6% durante los próximos cinco años.

Dice que si vuelve a escalar la tensión comercial entre China y Estados Unidos, y se sostiene por más tiempo, podría generar una desaceleración importante en ambas economías.

Pero descartó que pueda presentarse un impacto recesivo en China, pues considera que existen importantes contrapesos económicos en el sector doméstico asiático para contrarrestarlo.

Admite que se ha debilitado el comercio exterior del gigante asiático, sin embargo sostiene que la aportación a la economía general, no tiene un impacto determinante, y que cuenta con mercado doméstico de consumo e inversión altamente desarrollado que limita el efecto negativo del deterioro comercial.

Explica que la expansión de la clase media en China ha favorecido a una mayor inversión en sectores de salud, educación y desarrollo.

La estratega reconoce que el shadow banking o banca en la sombra se ha extendido de forma importante por China, lo que genera un factor de riesgo para aquella economía. Sin embargo, advierte que las autoridades locales están observantes.

ymorales@eleconomista.com.mx