Menor liquidez monetaria en Estados Unidos y la cada vez más baja disponibilidad de bancos para ser vendidos provocarán que este año pierdan dinamismo las fusiones y adquisiciones del sector financiero en América Latina, sin embargo, México será uno de los pocos países que sí captarán inversión.

Felipe Carvallo, vicepresidente analista senior de la agencia calificadora Moody’s, explicó que tras un periodo en el que América Latina fue escenario de compras de bancos locales a cargo de instituciones más grandes, de Europa, Estados Unidos o de los mismos países de la región, llegó el momento en que comienzan a escasear estas operaciones.

En México ya fueron comprados los bancos más grandes y por lo pronto no tenemos noticias de próximas ventas , comentó el experto.

Advirtió que la reducción de la compra de bonos por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos también constituye un elemento que desalentará las fusiones y adquisiciones de bancos en América Latina, debido a que este hecho puede interrumpir la obtención de financiamiento en mercados internacionales.

A lo anterior se suman otros factores como el debilitamiento de las monedas de los países de la región, por lo que consecuentemente las empresas financieras serán más selectivas y cuidadosas para realizar futuras inversiones al enfocarse en las transacciones que sean estrictamente congruentes con sus estrategias de largo plazo.

Sin embargo, aseguró que México sí tiene posibilidades de atraer inversiones extranjeras, debido a las expectativas que ha generado la aprobación de la reforma energétic.

Un ejemplo es la llegada de los bancos brasileños BTG Pactual y Banco Itatú BBA, el año pasado.

Si bien ya no se habla de adquisiciones completas de instituciones financieras, la tendencia en México como en Chile, Colombia y Perú, también atractivos para los capitales son esquemas de alianzas, inversiones conjuntas o ampliaciones de inversión de firmas ya establecidas.

Este es el caso de la alianza accionaria entre el Banco Ve por Más de México y el Banco Popular Español, anunciada a finales del 2013; así como la compra que hizo el colombiano Grupo de Inversiones Suramericana, de la Afore ING , comentó Busy Juárez, también analista de la calificadora.

La especialista refirió que no obstante el bajo crecimiento económico de 1.1% que reportó México en el 2013, el panorama del país luce favorable.

Con la aprobación de las reformas, Moody’s mantiene un pronóstico central de incremento del Producto Interno Bruto de entre 2.5 y 3.5% para este año, así como de entre 3 y 4% para el 2015, lo que debiera apoyar un alza en las inversiones .

De ahí la importancia de que se conozcan las leyes secundarias que reglamentarán la modernización del sector energético, lo que dará mayor certeza a los inversionistas sobre cómo aprovecharán mejor el ambiente de negocios que se genera en el país, comentaron los expertos.

guadalupe.cadena@eleconomista.mx