México sería capaz de controlar una volatilidad sustancial en los precios del crudo , según la mayoría de los ocho escenarios de un informe del Consejo de Relaciones Exteriores de Estados Unidos.

México tiene opciones para hacer frente a disminuciones significativas en ingresos petroleros: puede aumentar la deuda, incrementar ingresos no petroleros y recortar el gasto , indicó el informe titulado Efectos de los descendentes precios del crudo: riesgos para México y Estados Unidos .

El informe indicó que serían necesarios choques largos y sostenidos en los precios del crudo para impactar de manera severa el presupuesto del gobierno mexicanos y, en consecuencia, para que la economía de Estados Unidos pudiera ser afectada.

Elaborado por Michael Levi, Alexandra Mahler-Haug y Shannon O’Neil, el documento que fue difundido este fin de semana advirtió que sólo si los precios del crudo se ubican durante varios años alrededor de 40 dólares por barril, la economía de México sufriría una severa presión .

Al viernes pasado, la mezcla mexicana de crudo de exportación se cotizó en 51.62 dólares por barril. La valuación es consistente con una baja de poco más de 40% desde junio de 2014 de los precios de los diferentes tipos de crudo en el mercado internacional.

Bajo ese contexto, el informe consideró que la caída durante un año en los precios del crudo podría ser absorbida mediante la emisión de deuda de parte del gobierno de México, incluso si las valuaciones petroleras bajan en 50% o más.

Apuntó que gracias a que las finanzas públicas mexicanas tienen una base más sólida que otros mercados emergentes, a su relativamente baja carga de deuda y a su buena reputación de manejo macroeconómico, México podría adquirir deuda adicional más fácilmente que hace 10 años.

Debido a que el incremento en la deuda de México podría preocupar, el gobierno mexicano podría también aumentar sus ingresos no petroleros y reducir el gasto público, indicó el documento.

Los expertos delinearon sin embargo que existe la posibilidad, de acuerdo con dos de los ocho escenarios probables, de que el país enfrente condiciones económicas extremas, originadas por precios de crudo de largo plazo en alrededor de 40 dólares por barril.

En esos casos, el gobierno de México puede ser forzado a recortar gasto sensible, particularmente si teme que adquirir más crédito pueda socavar su credibilidad fiscal , de acuerdo con el documento.

En esos escenarios, tanto las empresas estadounidenses con ligas comerciales con México, como las tasas de emigración desde este país y la seguridad en Estados Unidos, podrían ser afectadas.

Con el fin de contrarrestar esta posibilidad, el documento expresó que el gobierno de Estados Unidos debe tomar medidas para contener los efectos, tanto para México como para sus propios intereses, de una sostenida caída en los precios del crudo.

Destacó que Estados Unidos debe alentar al Fondo Monetario Internacional para ejecutar pruebas de resistencia a los precios internacional del crudo, así como conducir análisis adicionales sobre los efectos geopolíticos adicionales de una baja sostenida en las valuaciones petroleras.

El gobierno de Estados Unidos también debe ayudar a México a recabar deuda adicional si es necesario en una emergencia , lo que incluye el uso del su Fondo de Estabilización y la creación de planes de contingencia.

Además sugirió al gobierno estadounidense contribuir a que México diversifique su economía con el fin de que su presupuesto dependa menos de los ingresos petroleros, lo que reduciría su vulnerabilidad a los vaivenes de las valuaciones del crudo.

mrc