La guerra de aranceles y las sanciones a Rusia aceleran el rally de los metales, con subidas de hasta 33% en dos semanas, y los máximos del petróleo aumentan las tensiones inflacionistas.

Las empresas más ligadas a las materias primas han liderado las alzas de la renta variable las últimas jornadas.

Esta escalada, a su vez, reaviva uno de los temores que desencadenaron la corrección registrada en el mes de febrero. El incremento en el precio de los metales industriales y del petróleo contribuye a incrementar las presiones inflacionistas.

Este contexto favorece la subida a nuevos máximos de una década en los intereses exigidos a la deuda a dos años de Estados Unidos, por encima de 2.4 por ciento. A 10 años roza 2.9%, en línea con los niveles que registraba al inicio de la corrección de febrero.

Las subidas en el precio de las materias primas se han acelerado no sólo como respuesta a los aranceles sobre el acero y el aluminio aprobados por Estados Unidos. Las últimas sanciones aplicadas contra Rusia han agravado las tensiones sobre el suministro.

Estas represalias dirigidas contra empresarios próximos al régimen de Vladimir Putin alcanzan a algunos de los principales fabricantes mundiales de aluminio (como Rusal) y de níquel (Norilsk Nickel, responsable de hasta 9% de la producción mundial del metal).

Los temores a un descenso en el suministro de metales han coincidido, del lado de la demanda, con la publicación de unas cifras de crecimiento de la economía de China superior a lo esperado.

El mayor consumidor mundial de metales creció 6.8% en el primer trimestre del año, una cifra que aplaza una vez más la anunciada desaceleración del país.

metales prolongan rally

Las tensiones en el mercado provocaron las mayores oscilaciones intradía en el precio del níquel desde el año 2009. El volumen negociado, además, fue el más elevado desde noviembre del 2016, de acuerdo con las cifras del London Metal Exchange (LME).

La nueva fiebre inversora por el níquel ha impulsado su precio hasta niveles inéditos desde finales del año 2014. En la sesión se anotaron subidas de otro 6%, y amplía a 15% la revalorización acumulada en tres jornadas.

En el caso del aluminio, su precio cotiza en máximos desde el año 2011, fruto de un rally que alcanza 33% sólo en las dos últimas semanas. En la sesión se revalorizó otro 5 por ciento.

La entrada de inversiones impulsa la cotización de otros metales industriales, como el cobre, en máximos desde febrero, y el zinc, que recupera los niveles de marzo.