Los precios de las materias primas, en particular el petróleo, rebotaron con fuerza ante señales de sobreventa que llevaron a los inversionistas a regresar al mercado en donde estos activos cotizan con precios atractivos tras sus recientes caídas.

Así, el crudo estadounidense, WTI, ganó 3.19 dólares o 3.29% a 100.10 dólares por barril después de dos jornadas consecutivas de pérdidas y superó la barrera de 100 dólares por primera vez en 10 días. Mientras que el Brent se recuperó 2.31 dólares, a 112.30 dólares.

Una inesperada caída en los inventarios comerciales de Estados Unidos le brindó soporte al petróleo.

La Administración de Información de Energía de EU indicó que las existencias bajaron en 15,000 barriles la semana pasada a 370.31 millones. Analistas consultados por Reuters esperaban un alza de 1 millón de barriles.

Mientras que la existencias en Cushing, Oklahoma, centro clave para la entrega de crudo WTI, bajaron en 1.59 millones de barriles a 40 millones.

Otro factor que apuntaló al mercado de materias primas fue la impresión de que los últimos ajustes han sido exagerados, por lo que el mercado está sobrevendido.

Sólo en lo que va de mayo el WTI registra una pérdida de 12.14% y fue justo el 29 de abril cuando cerró en 113.93 dólares, su nivel más alto en lo que va del 2011.

De esta manera, dichos activos se mantienen con precios atractivos para los participantes.

Por otro lado, durante la jornada el alza en los precios de los commodities le brindó un mayor apoyo al euro, lo que favoreció aún más a estos activos de riesgo.

Sin embargo, la incertidumbre sobre la reestructuración de la deuda griega y las minutas de la Reserva Federal (Fed) que mostraron que el banco central está dispuesto a elevar las tasas de interés antes de lo previsto si se presentan mayores presiones inflacionarias, le restaron ganancias a la divisa europea frente al dólar.

METALES

Por su parte, en Londres el cobre ganó 2.98% a 9,061 dólares la tonelada. En tanto que en Nueva York el contrato para entrega en julio subió 2.7% a 4.11 dólares por libra.

Esto luego de que en semanas pasadas los precios del metal rojo se hundieron a mínimos de diciembre, arrastrados por la ola vendedora en el sector, ante temores probablemente excedidos sobre una desaceleración de la recuperación de la economía global y de cara al fin del alivio cuantitativo de la Fed.

Mientras que en su carácter de activo de refugio, el oro al contado subió 0.70% a 1,494.79 dólares la onza, impulsado por el avance en los precios del crudo y la incertidumbre por la situación de la deuda de Grecia.

Lo anterior le permitió al metal dorado mantener sus ganancias, pese a las expectativas de un posible endurecimiento en la política monetaria de EU.

En este contexto, especialistas como George Cheveley, del fondo de acciones de empresas de materias primas Enhanced Natural Resources Fund, comentó que los commodities están en medio de una tendencia de crecimiento de largo plazo de la demanda, por lo que las últimas caídas responden a un ajuste.

[email protected]