Wall Street terminó dispar y cerca del equilibrio el miércoles, dando pruebas de resistencia ante el derrumbe del petróleo.

Así, el Promedio Industrial Dow Jones ganó 0.04% para ubicarse en 17,673.02 unidades, el Nasdaq cedió 0.23% para cerrar en 4,716.70 puntos y el índice ampliado S&P 500 retrocedió 0.42% a 2,041.51 puntos.

Wall Street reaccionó a un comunicado del BCE (Banco Central Europeo) que pareció mostrar al mercado que no estamos tan cerca como parece de una resolución del caso griego , comentó Art Hogan, de Wunderlich Securities.

El BCE decidió suspender este miércoles un sistema ventajoso para prestar dinero a los bancos griegos que estaba vigente hasta ahora, refirió la entidad de Fráncfort en un comunicado.

A lo largo de la jornada, los índices buscaron una dirección y se orientaban al alza hacia el fin de la sesión, cuando se anunció la decisión del BCE, ignorando la recaída del petróleo.

Los precios del petróleo frenaron bruscamente el miércoles su alza, con una caída de casi 5 dólares el barril en Nueva York, cuando los inversionistas volvieron a la realidad de la sobreoferta al publicarse las reservas de Estados Unidos.

Estamos en un período bastante volátil y pienso que el mercado busca consolidarse un poco a la espera de un próximo catalizador , estimó por su parte David Levy, de Kenjol Capital Management.

Por su parte, la La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) sumó tres sesiones consecutivas de incremento, al ganar 0.33% en medio de datos económicos globales y anuncios de los Bancos Centrales de Europa y China.

El Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) se ubicó en 41,710.82 unidades, apoyado por el avance de Grupo México y Walmart, de 6.34 y 2.11%, respectivamente.

valores@eleconomista.mx