Queridos amigos: la semana pasada fue crucial en el tema de Grecia y, por supuesto, para la comunidad económica global, ya que finalmente se llegó a un acuerdo para determinar si los acreedores privados estarían dispuestos a aceptar un recorte en más de 50% del valor de la deuda que ostentan, se requería que por lo menos 75% estuviera de acuerdo en hacer el canje de la deuda anterior por nueva. Se logró prácticamente 90% y así se conjuró el riesgo de un default desordenado; sin embargo, el balance semanal de los mercados muestra claramente escepticismo por el resultado del rescate.

Y es que una vez resuelto el tema de corto plazo, que consistía en que de plano Grecia no pudiera pagar sus vencimientos de deuda este mes, más de uno se ha quedado haciéndose diversas preguntas: ¿será suficiente el apoyo que se le ha dado a Grecia para salir del atolladero o simplemente se le habrá metido más dinero bueno al malo? ¿Logrará Grecia permanecer en la Unión Europea? ¿Después de Grecia quién sigue?

La verdad sea dicha es que se le puso un curita a una herida enorme que no para de sangrar, pero veamos cómo se ven las cosas después del rescate .

A Grecia se le prestarán 130,000 millones de euros para hacer frente a una deuda de 100,000 millones que tenía que pagar a privados y hoy quedará con una deuda de 30,000 millones adicionales a los que ya debía y que no podía pagar en primera instancia. Por curioso que parezca, los operadores de bonos ya están haciendo sus apuestas sobre el valor de los bonos de la nueva deuda que aún no se emite y que refleja un descuento que va entre 71 y 79%, lo que implicaría para aquellos que decidieron hacer el canje de deuda antigua por nueva un haircut o reducción del monto a recuperar no sólo de 53% pactado con Grecia, sino más bien uno cercano a 90 por ciento.

Por otro lado, el balance de los beneficios del plan de austeridad han sido negativos: la economía griega viene en caída libre, tal y como lo demuestran sus tasas de crecimiento: ha pasado de -0.2% en el 2008 a -6.9% en el 2011, con el desempleo en niveles de 11% general y de 20% entre los jóvenes.

A la pregunta de quién es el siguiente, muchos apuestan por España que estimó para este año un déficit fiscal de 5.8 contra 4.4% que había pactado con la Unión Europea (UE) y con niveles de desempleo entre los jóvenes de 50 por ciento. Otros consideran que el siguiente podría ser Portugal, el bono a 5 años ya cotiza en niveles de 19.8%, mientras que hace apenas un año se ubicaba en niveles de 6 por ciento.

Podríamos seguirnos con las apuestas por un país y otro, y no acabaríamos, lo que es un hecho; es que nadie está convencido que se haya logrado una solución a la crisis crediticia que se vive en la UE. Éste es un tema de largo plazo, donde sin duda las cosas se van a ir complicando.

Por lo pronto, tampoco fue bueno que China redujera su expectativa de crecimiento a 7.5% para el 2012, ya que sumado a la recesión que viven varios países europeos y el lento crecimiento de Estados Unidos, las señales de una desaceleración a nivel global empiezan a agravarse.

Por todo lo anterior, la incertidumbre seguirá siendo la constante en los mercados, por lo que no olviden tomar sus coberturas en mercados listados.

*Alfonso García Araneda es director general de GAMAA Derivados. [email protected]