El mercado accionario cerró en rojo este martes. Los principales índices de Estados Unidos y de México sucumbieron ante el rendimiento de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años; marcaron su punto más alto desde el 2011.

En Estados Unidos, el NASDAQ Composite bajó 0.81% a 7,351.63 unidades; el Promedio Industrial Dow Jones (DJIA, por su sigla inglés) cayó 0.78%, a 24,706.41 puntos, y el S&P 500 cedió 0.68% a 2,711.45.

Una de las bajas más sonadas fue la del DJIA, que puso fin a ocho sesiones de incrementos; era su rally más extenso desde mediados de septiembre del 2017.

Los mercados están siendo presionados por diversos factores. Ve por Más destaca los conflictos geopolíticos, riesgos políticos en Italia, negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos, la posible inasistencia entre las Coreas para discutir sobre la desnuclearización y el retraso en las pláticas sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

A lo anterior se suma que “los mercados están muy erráticos, debido a los movimientos de las monedas respecto al índice dólar (...) vemos una marcada devaluación de monedas de Latinoamérica”, dijo Pattie Jabbaz, introducing broker de Saxo Bank.

Tan sólo en México, el peso se ha depreciado 5.19% en lo que va de mayo y 7.78% desde finales de marzo.

La moneda —en su cotización interbancaria— cerró en 19.7270 pesos por dólar.

“El peligro sería que el peso superara los 20 pesos (...) lo que significaría ampliar su depreciación, extender corrección del mercado accionario mexicano y podría ser excusa para seguir igual proceso en los mercados de Brasil, Argentina y Rusia (mercados emergentes)”, agregó Jabbaz.

Ayer en México, el S&P/BMV IPC, de la Bolsa Mexicana de Valores cayó 0.45% a 46,519.29 unidades. El FTSE-Biva, de la Bolsa Institucional de Valores, bajó 0.57% a 942.66 enteros.

Las dudas

Ayer, el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años subió a 3.094%, aunque cerró en 3.074 por ciento.  El incremento se explica por los datos de ventas minoristas en EU y por el alza en el precio del petróleo.

Lo anterior sugiere que la inflación y el aumento de los precios sean suficientemente robustos para obligar a la Reserva Federal (Fed) a aumentar sus tasas a un ritmo más rápido de lo que el mercado ha anticipado, de acuerdo con una nota del sitio MarketWatch.

El mercado estima que la Fed aumente su tasa en junio; para finales de año, prevé que la tasa se ubique en un rango de entre 2.25 y 2.50%, de acuerdo con datos FedWatch Tool. De cumplirse dicho pronóstico, la Fed habrá elevado cuatro veces su tasa de interés este año.

“Si hoy el S&P 500 cierra debajo de 2,705 puntos, podría acelerar la baja con la posibilidad de volver a probar la media móvil de 200 días (...) el índice no sólo se estaría enfrentando al riesgo técnico, también al psicológico”, dijo Jabbaz.

[email protected]