Los principales índices accionarios de las bolsas de valores de países emergentes extendieron el lunes una ola de ventas de dos semanas, luego de que débiles datos de servicios y manufacturas en China pesaran sobre las bolsas, mientras que las divisas de Sudáfrica y Turquía se depreciaban, después de que las autoridades pusieran paños fríos a las expectativas de mayores tasas de interés domésticas.

Datos de enero mostraron que el crecimiento fabril de China cayó a un mínimo de seis meses, mientras que su sector de servicios se desaceleró a un piso de cinco años, lo que alimentó temores de que la segunda mayor economía del mundo tendrá una demanda menor de las materias primas que exportan varios países en desarrollo.

Eso reduciría las perspectivas de crecimiento y, en algunos casos, intensificaría sus actuales déficits de cuenta corriente.

Los temores respecto de las bases económicas de los mercados emergentes aumentan a medida que la Reserva Federal parece encaminada a un retiro gradual de los estímulos económicos este año, reduciendo drásticamente la cantidad de dinero a bajo costo que ha inundado a los países en desarrollo en los últimos siete años.

Los volúmenes negociados fueron el lunes menores a lo acostumbrado, debido a que varios mercados asiáticos, entre ellos China, estaban cerrados por las celebraciones del año nuevo lunar. En América Latina, el mercado mexicano permaneció cerrado por ser día de asueto.

Sin embargo, el principal índice bursátil emergente (MSCI) se debilitó 0.8%, tras la caída de 6.6% en enero. La participación latinoamericana en el índice cayó 1.4%, arrastrada por títulos en Brasil, donde el índice de referencia Bovespa se desplomó 2.2 por ciento.

El Bovespa cerró por debajo de los 47,000 puntos por primera vez desde julio, ya que los inversionistas vendieron para protegerse de mayores pérdidas, después de que el índice cediera un importante nivel de soporte técnico ante una caída en Wall Street y datos débiles de China.

El indicador bajó 3.13% a 46,147 puntos, en la primera sesión de febrero. Ninguno de los 72 paquetes accionarios del índice lograron terminar el día en terreno positivo. El volumen negociado en la sesión fue de 6.800 millones de reales.

Las monedas latinoamericanas también perdían terreno, con el real brasileño cediendo 0.1% y el peso colombiano cayendo 1.3 por ciento.

La pregunta es en qué punto se desvanecerá el proceso de debilitamiento y veremos una normalización , dijo Luis Costa, estratega de mercados emergentes de Citi.

No creemos estar allí todavía. El proceso de establecer tasas reales (tasas de interés menos la inflación) en los mercados emergentes está a medio camino y podríamos ver más alzas en las tasas de interés , agregó.