Los mercados emergentes han mostrado un enorme potencial a comienzos de 2015 generando subidas superiores al 50% en el primer semestre del año.

Los activos financieros de Brasil e incluso Argentina fueron grandes protagonistas de este contexto de subidas generalizadas para todo el riesgo emergente. Fue en septiembre cuando el mercado comenzó a generar importantes pérdidas diarias y los emergentes volvieron a perder brillo.

Incluso en el mismo mes de septiembre, el principal índice del sector, el ETF EEM, había dejado una llave bajista mensual dando a entender a las claras, la debilidad con la que permanecía y permanece este mercado. Los bajistas siguen acechando a los mercados emergentes, potenciado por la caída del petróleo y el alza del dólar e incluso por problemas propios de cada país y del sector en su conjunto.

¿La pregunta clave es que esperar para los emergentes? Así como se alentaban avances para los emergentes a comienzo de 2014, los cuales han quedado efectivamente concretados, la baja de septiembre comenzó a sorprender a muchos e incluso a nosotros por la fortaleza y dinámica en la caída. Luego de la llave bajista mensual en septiembre y en muchos mercados y activos del sector, el escenario alcista había quedado comprometido y desde allí el optimismo inicial del 2014 había quedado trunco.

En tanto, el escenario de debilidad aun se mantiene y se considera que seguirán siendo castigados los emergentes buscando cerrar un ajuste de todo el avance iniciado en 2008 pos-Lehman.

Particularmente el ETF de emergentes, EEM ha mostrado una subida tendencial desde los mínimos de 2008 de 18.00 dólares hasta los 50 dólares, todo ello en cinco ondas alcistas. Desde allí, el ajuste actual. Se considera que el mismo continuará buscando generan finalmente un piso de mercado en niveles inferiores, atacando los 35,00 dólares, siendo los 30 dólares el soporte clave de mediano plazo junto al 61.8% de fibonacci de todo el avance inicial en 2008, lo que representa una importante oportunidad de compra.

El mercado ha lateralizando entre 2011 y la actualidad y el quiebre debajo de los 36 dólares confirmará la continuidad del ajuste rumbo a los mínimos planteados.

En caso de intentos alcistas, se observa que el índice encuentra resistencia de corto y mediano plazo en la zona de 39.50–40.50 dólares o potencialmente en los 42.50 dólares y desde donde las bajas deberán ser retomadas, tal como lo proyectado. Solo con subidas directas por encima de los 42.50 dólares, se podría especular con nuevas alzas, aunque las mismas serán una continuidad del proceso lateral actual y buscando acceder a la parte alta de dicho proceso en los 45.50-47 dólares y escollo clave de mediano y largo plazo.

Un párrafo aparte se merece el factor psicológico. Es justamente la psicología la que termina saturando al mercado y generando los importantes piso de mercado, con lo cual será importante observar el humor de mercado respecto de los emergentes, intentando analizar la saturación del mismo e intentado identificar finalmente el piso de mercado y posterior reversión.

[email protected]