Una recuperación en los mercados emergentes durante el cuarto trimestre del 2013 impulsó los resultados anuales del fabricante de bienes de consumo Unilever y envió las acciones de la empresa a la alza ayer, mientras los inversionistas recibían la noticia con alivio.

Unilever genera más de la mitad de sus ventas en los mercados emergentes.

En el tercer trimestre del año pasado, la empresa se vio duramente afectada por una desaceleración en el crecimiento económico de países como Indonesia y por la devaluación de una serie de monedas, incluidas el real brasileño y la rupia india, ya que todo eso perjudicó la demanda de los consumidores.

No obstante, el fabricante anglo-holandés del té Lipton, el jabón Dove y los helados Ben & Jerry’s refirió que sus ventas en mercados emergentes crecieron 8.4% en los últimos tres meses del 2013, por encima del alza de 5.9% entre julio y septiembre.

El presidente ejecutivo, Paul Polman, dijo que la compañía no estaba cambiando su estrategia en los mercados emergentes, a pesar de la desaceleración del año pasado, y destacó que el crecimiento allí se mantenía muy por encima del registrado en los mercados desarrollados.

Las acciones de la empresa se han mantenido estables en el último año sin poder alcanzar un aumento promedio de 12%, logrado por sus rivales globales, según datos de Thomson Reuters.

Los inversionistas parecen estar respirando con cierto alivio , dijo el analista de Hargreaves Lansdown Stockbrokers, Keith Bowman.

De manera importante, las ventas en los mercados emergentes han registrado un repunte, con desempeños destacados de Rusia, Turquía, China e Indonesia , agregó.

Mismas metas

Polman explicó durante una conferencia telefónica realizada ayer , que el corporativo mantenía sus objetivos para el 2014, los cuales apuntan a un crecimiento del volumen por ampliación de mercados y mejoras en los márgenes operativos y flujo de efectivo.

Sin embargo, manifestó que los mercados desarrollados, entre los que se encuentra Estados Unidos, no habían tenido ningún incremento en la demanda de los consumidores pese al repunte en los indicadores económicos.

Unilever registró ganancias estructurales de 1.58 euros por acción, por encima de la estimación promedio de los analistas de 1.53 euros por título.

La empresa dijo que la facturación en el año completo cayó 3%, golpeada por las tasas de cambio y desinversiones.

Sin embargo, las ventas subyacentes crecieron 4.3% en el año, apenas por encima de la expectativa de los analistas de un alza de 4.2 por ciento.