Los inversionistas advierten que las medidas de austeridad adoptadas por España pudieran no ser suficientes para que el país cumpla con sus metas fiscales y que además podrían profundizar la recesión en la región, lo que se vio reflejado en el salto que dieron las primas de riesgo.

El problema es la falta de credibilidad , comentó Jaime Ascencio, analista de Economía y Mercados de Actinver, sobre las ventas de deuda no sólo española sino también italiana. La tasa de interés del bono español a 10 años subió a 5.9% y la italiana a 5.6%, su mayor nivel desde noviembre, empujando a las primas de riesgo a 433 y 400 puntos base, respectivamente.

El castigo a la deuda deja ver que los inversionistas perciben que España no podrá ajustar su déficit a la meta de 5.3% del PIB, además de que la banca necesita capitalización , puntualizó Ascencio. Aunque el movimiento también advertiría la incorporación de la necesidad de España de pedir alguna clase de ayuda, según comentó Mario Copca, analista de CI Casa de Bolsa.

Las tasas subieron a niveles no vistos desde noviembre, pero aún sería precipitado hablar de un rescate, dijo Copca, quien agregó que por el momento debería preocupar que el país realice una buena reestructura para evitar un colapso.

España es más grande que Grecia y los mercados exigen que el gobierno siga actuando , finalizó.

En noviembre pasado el ataque a la deuda española se dio bajo un panorama en que se esperaba la llegada del nuevo gobierno que aplicaría las medidas requeridas para sanear las finanzas del país. Hoy día las medidas de austeridad son conocidas y no han convencido a los mercados.

Ayer, el gobierno de Mariano Rajoy anunció un recorte al gasto en salud y educación por 10,000 millones de euros, noticia a la que reaccionaron los mercados europeos.

A falta de otras noticias en Europa, las pequeñas cosas se amplifican , mientras que se teme que la recesión española sea mayor a -1.7% contemplado, comentó un analista de un banco local que pidió no ser citado.

Las alzas en las tasas ahora son más significativas porque comienza a diluirse el sentimiento de abundante liquidez en los mercados, una vez que pasaron las inyecciones del Banco Central Europeo, explicó.

Junto con el mercado de deuda, las bolsas también vieron un castigo importante. El Ibex-35 en Madrid cayó 3% a mínimos del 2009, mientras que en Milán el FTSE MIB cedió 5% a mínimos de cinco meses.

En Wall Street, el regreso de la aversión al riesgo hundió al S&P y al Dow Jones 1.7%, y al Nasdaq 1.8%, la mayor caída en lo que va del año, y su peor racha bajista desde noviembre pasado. En México, el IPC retrocedió 1% a 39,035 puntos.

El movimiento de las bolsas aún obedece a una toma de utilidades, coincidieron analistas. Los mercados habían comprando un escenario de un posible tercer alivio cuantitativo en EU, lo que los alentó a niveles de sobrecompra , mencionó Copca.

BANCA SE HUNDE POR PROBLEMAS DE CAPITALIZACIÓN

El sector más golpeado en la sesión de ayer fue el bancario. En Europa, las caídas las lideró la banca italiana con UniCredit perdiendo 8.1%; el Stoxx 600 se hundió 4.2%, mientras que dentro del S&P en Estados Unidos el sector cayó 2.1por ciento.

Los temores se centran en que la banca necesita capitalizarse, en particular la española, que está sumamente ligada con la italiana, advirtieron analistas. Al respecto, podría haber cierta tranquilidad en el corto plazo luego de que el gobierno español anunciara que inyectaría 59,000 millones de euros para capitalizar la banca, anticipó Ascencio.

UN SECTOR EN PROCESO DE SANEAMIENTO

BANCA PODRÍA NECESITAR MÁS CAPITAL: FERNÁNDEZ O.

Los bancos españoles podrían necesitar más capital si la economía sigue deteriorándose, dijo el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, en una conferencia en Madrid.

Si la economía española finalmente se recupera, será más que suficiente con lo hecho, pero si la economía empeorara más de lo previsto, habrá que seguir aumentando y mejorando el capital lo que sea necesario para seguir contando con entidades sólidas , advirtió Fernández Ordóñez.

El sector bancario, uno de los principales motivos de desconfianza de los inversionistas, está inmerso en un proceso de saneamiento inmobiliario y concentraciones diseñado por el gobierno para alejar el temor a un rescate. Ordóñez reconoció que se está a la espera de la recuperación económica española, sobre la cual el gobierno español pronosticó una contracción de 1.7% y el Banco de España, de 1.5 por ciento.

No es probable que veamos pronto una fuerte recuperación de la economía española. Las salidas de las crisis derivadas de un exceso de endeudamiento o de pérdida de competitividad dentro de una unión monetaria son muy lentas y justamente por eso no podemos caer en la autocomplacencia , dijo.

España debe seguir mejorando su competitividad para generar superávit corrientes y así poder reducir su posición neta de deuda internacional , agregó.

El Gobernador afirmó que la reestructuración de la banca española no bastará para reactivar el crédito, mismo en el que no se observa una demanda solvente, síntoma de la actual debilidad económica.