Los mercados bursátiles de Asia se encaminaban a una profunda baja el lunes 9 de marzo, debido a que los inversionistas se refugiaban en los bonos para afrontar el shock económico provocado por la propagación del coronavirus Covid-19.

El yen, visto como refugio en momentos de turbulencias, también se disparó contra las monedas de los mercados emergentes con exposición al petróleo, incluido el rublo ruso y el peso mexicano.

Los futuros de Nikkei caían 4.5% y cotizaban 1,200 puntos por debajo del cierre del viernes 6 de marzo, mientras que los futuros del S&P 500 perdían un 3.7 por ciento.

Los futuros de los bonos del Tesoro a 10 años subían, lo que apuntaba a que los rendimientos caerían a mínimos récord.

Los mercados apuntan a que la Reserva Federal de Estados Unidos bajará las tasas en 50 puntos básicos en su reunión del 18 de marzo tras el recorte de la semana pasada, lo que podría llevar los tipos muy cerca de cero en los próximos meses. Analistas de BofA Global Research estimaron que la última liquidación hizo que se evaporaran 9 billones de dólares en los mercados bursátiles en nueve días.

kg