Las emisiones de bonos verdes a nivel mundial alcanzaron un monto de 45,400 millones de dólares al cierre del primer trimestre de este año, de acuerdo con información de Climate Bonds Initiative (CBI).

El mercado global comienza a recuperar el ritmo de crecimiento, luego del estancamiento registrado en el 2018.

Al comparar el monto recaudado entre enero a marzo de este año con el mismo periodo del 2018 (con 20,500 millones de dólares), la cifra se ha duplicado.

Durante este 2019, el monto más alto emitido se logró en enero pasado, con 17,000 millones de dólares de recaudación, siguió febrero con 16,000 millones de dólares, mientras que en marzo el ritmo se redujo a 12,400 millones de pesos.

Entre los emisores se encuentran Polonia, con el bono soberano por 2,000 millones de euros colocado en febrero pasado, que registró una demanda por 4,800 millones de euros.

La República de Indonesia hizo una nueva emisión por 250 millones de dólares. Se registró también la oferta del banco español BBVA por 35 millones de euros. Iberdrola volvió también al mercado por 800 millones de euros.

Hay optimismo.

CBI, la organización mundial sin fines de lucro en pro de las finanzas verdes, es optimista y augura perspectivas positivas para el mercado global de bonos verdes durante este año.

Señala que el crecimiento esperado vendrá por un mayor apetito de instituciones financieras, emisores soberanos y emisores alineados al clima.

También estará impulsado por otras emisiones etiquetadas, a decir bonos sustentables, que combinan emisiones que generan beneficios ambientales y sociales.

De acuerdo con analistas, se necesitan billones de dólares de inversiones para combatir el calentamiento global y el mercado de deuda verde es el mecanismo con el que se cuenta para recaudar recursos para financiar proyectos de múltiples sectores, como energía, construcción, agricultura y transporte, que sean amigables con el ambiente y reduzcan el impacto del cambio climático.

Para Neven Graillat, analista de BNP Paribas, uno de los principales bancos europeos, explicó que este mercado ha tenido éxito, al grado de que ya representa 2.8% de todas las emisiones de bonos en todo el mundo.

Recordó que el primer bono verde se emitió por el Banco Europeo de Inversiones en el 2007 y desde el 2014 este mercado se mantiene en auge, al pasar de una recaudación de 4,500 millones de dólares a poco más de 167,000 millones de dólares en el 2018.

[email protected]