Los futuros del trigo en Estados Unidos subieron el martes a un máximo de casi una semana, debido a una baja de la calificación para la condición de la cosecha y la preocupación por el rendimiento en el hemisferio sur, lo que provocó una serie de compras para cubrir posiciones cortas, dijeron algunos analistas.

El maíz, por ejemplo, tuvo un avance debido a señales de mejores perspectivas para las exportaciones, y los futuros de la soya cerraron con un alza moderada.

El trigo en Chicago avanzó 4.75 centavos, a 5.12 dólares por bushel. El maíz para diciembre terminó con un alza de 2.25 centavos, a 3.70 dólares por bushel, y la soya para enero ganó 1.25 centavos, a 9.1150 dólares por bushel.

El trigo aceleró su avance después de que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos calificara 52% de la cosecha de trigo de invierno de Estados Unidos como de buena a excelente, frente a 54% de la semana anterior.

Los analistas en promedio esperaban una disminución de sólo 1 punto porcentual.

“El clima de Estados Unidos y la baja en las calificaciones están ayudando al mercado”, dijo Terry Reilly, analista senior de Futures International en Chicago.

Los futuros del maíz se recuperaron después de dos sesiones de bajas, porque encontraron apoyo en un lento ritmo de cosecha en Estados Unidos, así como dudas sobre las plantaciones en Argentina, donde un nuevo presidente asumirá el próximo mes.