El fabricante de explosivos Maxam, afrontará en los próximos meses una nueva etapa como empresa cotizada. La compañía controlada por sus directivos, que retienen un 55% del capital, y por el fondo de capital riesgo Advent, que tiene el 45% restante, es la mayor empresa del sector en Europa y la segunda del mundo.

La facturación de la antigua Unión Española de Explosivos en su último ejercicio fiscal, finalizado el 31 de marzo de 2016, fue de 1,051 millones de euros y su beneficio bruto de explotación (EBITDA) alcanzó los 146.1 millones de euros.

Los planes del eventual debut son todavía iniciales. La empresa ha comenzado contactos con distintos bancos de inversión con el objetivo de salir a la Bolsa española.

Las fuentes financieras consultadas señalan que la valoración preliminar oscila entre los 1,500 y los 2,000 millones de euros. Pero Maxam todavía no ha contratado a los eventuales colocadores ni tampoco tiene prisa para realizar el estreno en el mercado.

Ni siquiera está decidido que la puesta de largo sea este ejercicio. Un portavoz de la firma señala que no está programada para 2017, aunque añade que a medio plazo una salida a Bolsa través de una venta de acciones o una ampliación es la opción con más posibilidades .

Fuentes de la banca de inversión añaden que la empresa sacará partido de una eventual ventana en la Bolsa este año. Así daría liquidez a los directivos y a Advent, que entró en su capital en febrero de 2012, tras comprar el 49% a las firmas de capital riesgo Portobello y Vista, que redujo posteriormente hasta el 45 por ciento.

Entonces, se valoró el 100% de la compañía en unos 900 millones de euros, incluyendo la deuda. Advent, que cumple cinco años en el capital de Maxam, pagó unos 250 millones de euros por ese porcentaje, sin incluir el pasivo financiero.

La otra posibilidad de desinversión al margen de la Bolsa es tantear la entrada a otro inversionista, ya sea financiero o industrial. Sería una típica operación de dual track, como la realizada por Ono en 2014, que al final compró Vodafone, o la de Parques Reunidos, en la que las pujas de los fondos de capital riesgo perdieron la batalla en favor de un debut en Bolsa.

Maxam es una empresa extremadamente internacional, con solo un 10% de sus ventas en España. El resto se reparte por todo el planeta. El resto de países de la Unión Europea suponen el 38%; África, un 17%; EU y Canadá, un 12%, y Latinoamérica, un 9 por ciento. El 14% adicional está incluso más fragmentado.

El principal segmento de negocio de la compañía que preside José Fernando Sánchez-Junco Mans es el de explosivos civiles, que representa el 64.5% de la facturación. Esencialmente, se dedica a productos y servicios de voladuras, explotación de canteras y construcción de infraestructuras a nivel mundial.

estrategias@eleconomista.mx