México tiene una bolsa más sólida en términos de infraestructura, operaciones servicios y supervisión, con relación a la que había en 1994.

Es una Bolsa muy profesional. Lo único que falta es un mayor número de empresas que coticen , comenta Eva Gutiérrez, gerente del Sector Financiero para México del Banco Mundial.

El volumen de operaciones de la BMV pasó de 75,000 diarias, en el 2005, a 8 millones diarias en el 2013, y según la propia institución, la mexicana es la segunda Bolsa más rápida en procesar información a nivel global, por debajo de la suiza.

La BMV ha diversificado sus servicios, pues en las últimas dos décadas se instauró el Mercado Mexicano de Derivados (MexDer), se relanzó el Sistema Internacional de Cotizaciones (SIC) y se crearon nuevos instrumentos como los Certificados de Capital de Desarrollo (Cecades) y los Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces (Fibras).

SOBREVIVIENTE A LAS CRISIS

En 20 años, la BMV ha visto varias crisis internacionales. Los efectos tequila, samba, vodka, tango, la del 2001 después de la caída de las Torres Gemelas y más recientemente la crisis del sector vivienda en EU en el 2008.

Entre 1994 y el 2014, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) creció 1,529 o 52% al pasar de 2,602.63 puntos a los 42,188 puntos con que arrancó este año.

Dos de sus caídas más agudas ocurrieron entre enero y febrero de 1995, cuando el indicador cayó 30.87% por el efecto tequila , y entre mayo y octubre del 2008, cuando se contrajo 47.02 por ciento.

Hoy, uno de los desafíos más importantes que enfrenta la BMV es la volatilidad internacional provocada por el retiro paulatino de los estímulos monetarios en Estados Unidos. En el 2013, el IPC cerró con una caída de 2.24 por ciento.

La salida y entrada de capitales generan fenómenos de apreciación del tipo de cambio real en el cual la competitividad de las manufacturas se deteriora , comenta Juan Carlos Moreno, investigador de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

Si bien este tipo de fenómenos no estaban previstos en el TLCAN, el reto es encontrar la forma para que en economías emergentes, los movimientos de capital que vienen de países desarrollados no provoquen esos problemas , concluye.

[email protected]