El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cayó el martes tras replegarse de un máximo de siete meses por una toma de ganancias disparada por unas flojas cifras de manufactura en Estados Unidos.

El llamamiento del líder de la oposición, Shinzo Abe, a favor de que el Banco de Japón inicie un "alivio ilimitado" y fije un objetivo de inflación del 2% debilitó al yen en las tres últimas semanas.

Durante ese período el Nikkei subió un 8.9% aumentando la ganancia en el año a la fecha a un 11.6 por ciento.

La sorprendente caída de la actividad manufacturera en noviembre en Estados Unidos, que tocó su menor nivel en más de tres años, persuadió a los inversores a recoger ganancias.

El Nikkei cerró con baja de 25.72 puntos, un 0.27%, a 9,432.46 unidades.

RDS