La próxima entrega de reportes trimestrales en la Bolsa Mexicana de Valores podría marcar el comienzo de una mala racha para el sector bancario, que podría extenderse al menos hasta el tercer trimestre de este año.

Los seis bancos que forman parte del S&P/BMV IPC, Banorte, Gentera, Banco del Bajío, Banco Santander México, Regional e Inbursa tienen un fuerte castigo en sus acciones este año, pues una menor tasa de interés se refleja en menores ingresos, además que son un sector muy sensible al desempeño económico, el cual actualmente es muy débil.

Ayer se dio a conocer que la utilidad del sistema bancario tuvo un desplome de 30.9% en mayo a 48,000 millones de pesos, según la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

“El golpe fuerte se va a dar en el tercer trimestre, donde veremos las afectaciones completas que ha tenido la pandemia”, expresó un analista bursátil que no quiso ser mencionado.

Señaló que ya empiezan a notarse afectaciones importantes en las estimaciones preventivas de riesgo crediticio, porque los bancos ya estimaban que su cartera vencida iba a crecer, y empezaron a aumentar sus reservas.

“Yo veo incrementos en cartera vencida”, expresó.

El especialista agregó que si en el último reporte la cartera vencida se ubicó en un nivel de 2.5, podría llegar hasta 3% o más hacia el tercer trimestre.

Para Amin Vera, analista económico en Black Wallstreet Capital, el quiebre de Famsa da un mal augurio al sector.

Comentó que si bien hasta el momento ha quebrado uno, y que no cotizaba en la BMV, “hay otros que tienen niveles de capitalización bajos”.

[email protected]