Los futuros del maíz en Estados Unidos cayeron a mínimos históricos el jueves, mientras que los del trigo bajaron a su peor nivel en más de dos meses y medio, de la mano de un descenso de las acciones, en medio de los temores de los inversores de que el brote de coronavirus se convierta en una pandemia.

La soya, en tanto, tocó su cota más baja en nueve meses, pero luego se recuperó y terminó sin una tendencia clara, ya que los precios de la harina de soya mejoraron por las expectativas de un aumento en los impuestos a las exportaciones en Argentina, lo que podría impulsar la demanda de soya estadounidense.

Sin embargo, los mercados de granos permanecen anclados por la caída de los mercados externos. Las acciones mundiales y los precios del petróleo cayeron con fuerza el jueves y los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos alcanzaron mínimos históricos por la inquietud del impacto económico del coronavirus.

“El miedo no conoce razones. Ésta es una reacción instintiva”, dijo Jim Gerlach, presidente de A/C Trading.

El maíz para mayo en la Bolsa de Chicago cayó 6.50 centavos, a 3.68 dólares por bushel, después de tocar un mínimo histórico para el contrato al principio de la sesión. Casi todos los contratos de maíz alcanzaron récords mínimos el jueves.

El trigo para mayo, en tanto, cayó 8.25 centavos, a 5.2750 dólares por bushel, el nivel más bajo del contrato desde el 12 de diciembre, mientras que la soya para mayo subió 3 centavos, a 8.95 dólares por bushel, rebotando tras una caída a 8.7825 dólares, el punto más bajo del contrato desde el 23 de mayo del 2019.