Los futuros de maíz subieron el viernes casi 1% en el mercado de Chicago hasta máximos de 10 meses, por una fuerte demanda para exportación y coberturas de posiciones cortas antes de un fin de semana largo en Estados Unidos.

Los futuros de soya también subieron, pese a que los contratos de harina a vencimiento más próximo bajaron. El trigo terminó con pocos cambios una sesión volátil.

El maíz subió porque los operadores cerraron posiciones antes del fin de semana largo. Los mercados estadounidenses, entre ellos el de granos de Chicago, permanecerán cerrados el lunes por el feriado del Día de los Caídos.

El maíz para julio subió 4.50 centavos, a 4.1275 dólares por bushel, luego de haber avanzado hasta 4.1350 dólares, nivel máximo en registro continuo desde julio del 2015. En la semana ganó 4.6%, registrando su tercera alza semanal consecutiva.

La soya subió pero el contrato spot se mantuvo por debajo de máximos de meses alcanzados en la sesión previa, limitado por la caída de los futuros de la harina ante una toma de ganancias, después de que el contrato referencial superó los 400 dólares por tonelada corta.

Las regiones productoras de soya en Argentina sufrieron fuertes lluvias en abril, justo antes de la cosecha, lo que ha generado interrogantes sobre el volumen y la calidad de la cosecha.

La Bolsa de Granos de Buenos Aires mantuvo esta semana su pronóstico de 56 millones de toneladas para la cosecha de soya argentina, pero circulan muchos rumores en el mercado sobre recortes adicionales de la producción , dijo Tobin Gorey, director de Estrategias Agrícolas del Commonwealth Bank.

La soya para julio ganó 6.75 centavos, a 10.8650 dólares por bushel, y en la semana avanzó 1.1%, la séptima consecutiva con alzas.

El mercado de trigo se movió con altibajos, presionado por inventarios globales persistentemente altos y una perspectiva generalmente favorable para la cosecha mundial, cuando se acerca la cosecha del trigo de invierno en el hemisferio norte.

El contrato de trigo para ese mismo mes cerró con un alza de 0.5 centavos, a 4.8150 dólares por bushel, y en la semana ganó casi 3 por ciento.