Los futuros del maíz en Estados Unidos cayeron más de 1% el lunes ante una menor demanda de granos de los productores de etanol, ya que el endurecimiento de las restricciones de viaje debido a la pandemia del coronavirus limitó la demanda del biocombustible.

Mientras, la soya terminó la sesión de forma dispar después de que los contratos a corto plazo fueron impulsados por los fuertes precios de la harina de soya y preocupaciones de que las restricciones por el coronavirus puedan impedir los envíos desde Sudamérica.

Una nueva baja de los precios del petróleo mantuvo presión sobre el mercado de granos, ya que los productores de etanol, que utilizan alrededor de un tercio de la cosecha de maíz de Estados Unidos, han recortado la producción o han cerrado plantas.

El maíz en Chicago para mayo bajó 4.75 centavos, a 3.4125 dólares el bushel, al tiempo que el trigo para mayo descendió 1.75 centavos, a 5.6950 dólares el bushel.

Mientras, la soya para mayo subió 0.75 centavos, a 8.8225 dólares el bushel, impulsada por las sólidas perspectivas de demanda.

Los futuros de la soya también fueron respaldados por el riesgo de problemas logísticos en Sudamérica y la reducción de la producción de aceite de palma en Malasia debido al coronavirus.

En tanto, los envíos argentinos de soya, maíz y otras exportaciones agrícolas registraban demoras a medida que el gobierno intensifica las inspecciones de los buques entrantes al país.