Los precios del maíz bajaron un poco más el miércoles en el mercado de Chicago, mientras que los del trigo se estancaban y los de la soya subían ligeramente, en un mercado dubitativo que parecía mantener un ojo en el del petróleo.

El petróleo ejerce una presión negativa , explicó Michael Zuzolo, de Global Commodity Analytics and Consulting.

Así, en tanto que todos los precios agrícolas tendían a subir en la mañana, cuando los precios del crudo también se cotizaban al alza, los primeros perdieron su impulso a media jornada simultáneamente con el petróleo.

Además, se aprecia que el dólar no baja más y generalmente los inversores manifiestan su aversión al riesgo y a las materias primas, agregó Zuzolo.

Pero la soya se mantenía al alza, siempre en los niveles cercanos al verano último.

Es sobre todo un movimiento técnico, pero se aprecia, asimismo, una muy buena demanda de soya en torta en los puertos del Golfo de México y eso, por tanto, sostiene los precios , explicó Zuzolo.

Analistas del mercado proyectan que el jueves el Departamento de Agricultura estadounidense reportará que las ventas de soya para exportación estuvieron en el rango de 400,000 a 600,000 toneladas la semana pasada, desde 226,000 toneladas la semana anterior.

Según, el apetito de soya llevaba a los inversionistas a despreciar el maíz.

El bushel de maíz (alrededor de 25 kg) para entrega en julio, el contrato más común, terminó la jornada del miércoles en 3,7675 dólares, contra 3,7975 el martes.

El bushel de trigo, también para entrega en julio, cerró en 4.7075 dólares, contra 4,7125 la víspera.

El bushel de soya para entrega en julio, también el más intercambiado, se cotizaba a 10,3400 dólares, contra 10,300 el día precedente.