La empresa heredera de la lotería nacional francesa, creada en 1933, recibió el visto bueno para su esperada salida a la Bolsa de París. Française des Jeux (FDJ) debutará en el mercado en un momento de parálisis en las ofertas públicas iniciales (OPI) debido a la incertidumbre.

Las privatizaciones que prometió Emmanuel Macron durante la campaña que lo llevó a la Presidencia de Francia dará pie en el próximo mes al estreno en Bolsa de la FDJ.

La empresa de lotería controlada en 72% por el Estado francés recibió el visto bueno a su OPI, y en apenas una semana podría comenzar su campaña de publicidad a través de los medios de comunicación para animar a potenciales inversionistas a respaldar la salida a Bolsa.

Los planes de la FDJ, según destacó la presidenta y directora ejecutiva de la compañía, Stephane Pallez, pasan por fijar un precio de sus acciones bajo para que pueda acceder a la OPI el mayor número de inversionistas posible.

“No puedo contestar a preguntas referentes al precio que se fijará por la acción, porque el estado francés tiene su propio proceso para fijar un precio”, dijo Pallez.

Lo que sí pudo asegurar la directiva es que la próxima semana se lanzará una “inmensa” campaña de mercadeo.

Comenzará roadshow

El periodo de suscripción de las acciones de la FDJ se prolongará desde el 7 hasta el 20 de noviembre, en una operación próxima a 1,000 millones de euros.

La presidenta de la FDJ destacó que en el momento en el que se materialice su salto a Bolsa, la compañía no será “un valor especulativo”, sino un valor de crecimiento estable.

Para el 2019 la compañía prevé unos ingresos de 1,900 millones de euros, y un flujo operativo de 325 millones de euros, frente a 319 del ejercicio anterior.

Para el 2020, la FDJ augura cerca de 5% adicional de mejora en sus ingresos.

Entre los bancos que trabajan en este acuerdo de venta están BNP Paribas, Citigroup, Goldman Sachs, Société Générale, Credit Agricole, HSBC, Natixis y CIC.

La FDJ publicó resultados trimestrales sólidos al informar que sus ingresos brutos de juego en los primeros nueve meses del 2019 habían aumentado 7% interanual, a poco más de 4,000 millones de euros, mientras que los ingresos netos también aumentaron 7 por ciento.

Una vez que salga a cotizar a Bolsa, la participación del estado dentro de la empresa se podría reducir a 20 %, ya que la Unión de Heridos de la Cara y de la Cabeza (asociación de veteranos de la Primera Guerra Mundial) tiene 9.2%, los asalariados, 5%, y el resto, otros socios minoritarios.