Los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense alcanzaron el viernes sus niveles más altos en seis semanas, tras un reporte que mostró que el empleo creció más que lo esperado, alejando temores a una desaceleración abrupta de la expansión económica.

El reporte, que indicó que en febrero se crearon 175,000 nuevos puestos de trabajo desde los 129,000 de enero, serviría además para mantener a la Reserva Federal en el camino hacia la reducción de su programa de estímulo monetario.

El precio de los títulos referenciales a 10 años cayó 18/32, con rendimientos en alza a 2.81%, su nivel más alto desde el 23 de enero. Antes del reporte de empleo, su nivel era de 2.73 por ciento.

En tanto, el precio de los bonos a 30 años cayeron 26/32, con un rendimiento de 3.74%, en alza, desde 3.68% antes del reporte dado a conocer el viernes pasado.

Los inversionistas han estado tratando de interpretar una serie reciente de datos económicos débiles, a la que muchos consideraban influida, al menos en parte, por el duro clima invernal que sufrió Estados Unidos los últimos meses.

El alza de los rendimientos del viernes también reflejó cierta reticencia de los inversionistas a comprar bonos a los niveles recientes y muchos creen que las tasas se han mantenido bajas debido a las crisis en Turquía y Ucrania y no reflejando plenamente las perspectivas de la economía estadounidense.

Esos rendimientos bajos llegaron por cierta angustia, primero por la situación en Turquía a comienzos de febrero y luego por las tensiones políticas en Ucrania este mes. Ahora estamos volviendo a valores justos , dijo Tom Tucci, jefe de operaciones con bonos del Tesoro de CIBC en Nueva York.