El trigo, el maíz y la soya escaparon la semana pasada a las tormentas financieras de los mercados y registraron alzas a la espera de nuevos informes sobre la producción, inventarios y demanda.

Esos informes pueden hacer evolucionar los precios y por lo tanto los inversores quisieron limitar riesgos , expresó Bill Nelson, de Doane Advisory.

Recordó que el ente regulador del mercado estadounidense de materias primas confirmó este viernes que son mayoritarios los inversores que apostaron a la baja para estar a cubierto sobre lo que pueda informarse la semana próxima.

El martes se conocerán cuatro informes: el anual de la producción estadounidense, el trimestral de inventarios, el mensual de oferta y demanda y el de los cultivos de maíz.

La firma de corretaje Allendale expresó que el informe anual mostrará una producción menor a la de noviembre para el maíz y ajustada a las expectativas para la soya.

El bushel de maíz (25 kilos) para entrega en marzo cerró el viernes a 3.5700 dólares, contra 3.5875 el 31 de diciembre (-0.49 por ciento).

El bushel de trigo para marzo subió a 4.7850 dólares desde 4.7000 de la víspera de Año Nuevo (+1.81 por ciento).

El bushel de soya, igualmente para marzo, incrementó su precio a 8.6525 dólares desde su cotización de 8.6425 registrada en fin de año (+0.12 por ciento).