El 2 016 no fue un año fácil para los mercados de valores del mundo ni para el mexicano; aun así, ocho empresas lograron financiar sus planes de negocios con la emisión de certificados de capital de desarrollo (CKD) que en conjunto obtuvieron financiamiento por cerca de 7,400 millones de pesos en el mercado bursátil mexicano.

A menos de una semana de que finalice el año el número de estos vehículos de financiamiento emitidos en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) fue 53% menor a los 17 registrados en el 2015, contra los ocho del 2016. Respecto al monto financiado, lo recaudado hasta hoy es 44% menor a los 13,177 millones de pesos que se captaron el año pasado.

La volatilidad acentuada durante el año por temas geopolíticos globales así como la incertidumbre a causa de los resultados inesperados de las elecciones presidenciales en Estados Unidos incidieron en el ritmo de emisores de CKD, si se compara con el 2015, periodo récord desde el 2009, cuando se creó el instrumento.

El año 2015 fue extremadamente bueno, el número de operaciones que tuvimos fue atípico, entonces hace que el comparable de este año se vea mal, aunque en realidad no fue tan mal , comentó previamente José Manuel Allende, director general adjunto de Planeación y Promoción de la BMV. Por sectores, las empresas del ramo de la infraestructura, energía y capital privado aprovecharon este instrumento como una fuente para financiar sus proyectos. Del total de emisiones en el año, seis correspondieron a estos segmentos, mientras que el inmobiliario registró dos ofertas.

continuará la demanda ?en el 2017

José Manuel Allende confía en que el próximo año continuará el dinamismo, principalmente en los sectores de energías limpias, activos financieros y bienes inmuebles, este último, de menor actividad, porque es el más sobreexpuesto al portafolio de las administradores de fondos para el retiro (afores).

José Oriol Bosch, director general de la BMV, explicó en una reunión con medios de información, con motivo de fin de año, que a pesar de que el 2017 será un año incierto, porque no se sabe qué va a pasar en el entorno global, la Bolsa se prepara para continuar como una fuente de financiamiento para las empresas, que crean empleos y generan beneficios para la economía nacional.

Agregó que hoy, con cambios en las reglas del juego a raíz de las elecciones de Estados Unidos, es fundamental enfocarnos en la economía doméstica y aprovechar la reforma energética.

Los certificados de capital de desarrollo son instrumentos para impulsar el financiamiento e inversión en proyectos de infraestructura, inmobiliarios, minería, empresas en general, desarrollo de tecnología y de capital privado.

CKD‘s han captado 120,158 millones de pesos desde el 2009

Datos proporcionados por la BMV muestran que desde el 2009 el monto colocado acumulado vía CKD asciende a 120,158 millones de pesos, de los cuales, 94,314 millones de pesos han sido captados vía colocaciones iniciales y 25,844 millones han sido mediante llamadas de capital (emisiones subsecuentes según necesidades de inversión de los administradores del vehículo).

Las llamadas de capital de facto son colocaciones adicionales para los CKD que ya existen, entonces la métrica a partir de este año se tendrá que ver desde una óptica distinta, no sólo por el número y la colocación, sino por las llamadas de capital que probablemente puedan empezar a ser mayores que el número de los nuevos , expuso José Manuel Allende.

Al 2 de diciembre se habían realizado inversiones por 85,607 millones de pesos, equivalente a más de 70% del total de recursos recabados, con los que se ha financiado a más de 343 empresas y proyectos.

Debutan los Cerpis

El año que está por finalizar fue relevante para el mercado de renta variable al estrenarse el primer Certificado de Proyectos de Inversión (Cerpi), destinado a financiar grandes proyectos de infraestructura.

Mira, empresa de bienes raíces mexicana, fue el primer emisor del vehículo que se estrenó el 30 de septiembre pasado, al captar en la BMV recursos por un total de 3,999 millones de pesos, los cuales se suman a otros 4,100 millones de pesos, aportados por su socio institucional Ivanhoé Cambridge, brazo inmobiliario de la caja de pensiones canadiense Caisse de Dépôt et Placement du Québec (CDPQ), internacional, y 80 millones de pesos de inversión, por parte de la empresa.

judith.santiago@eleconomista.mx