Fibra Infraestructura México (FibraMX) alista su salida a la Bolsa Institucional de Valores (Biva), después de casi un año de sequía en la emisión de fideicomisos de inversión en energía e infraestructura (fibras E) en el mercado bursátil local.

El Fibra E dio a conocer que planea colocar un programa de certificados bursátiles fiduciarios de energía e infraestructura (CBFE), con el que prevé recaudar hasta 50,000 millones de pesos.

Los recursos serán utilizados para invertir en proyectos de infraestructura en México, y se detallará en cada una de las emisiones que realice en los próximos cinco años, que corresponden a la vigencia del programa.

“Tenemos acceso a una línea extensa de posibles proyectos de adquisiciones que nos permitirán consolidarnos en el mercado de proyectos de infraestructura”, indica el documento de colocación de FibraMX.

Añadió que se centrarán en comprar o invertir en activos estabilizados, que estén en operación y generando flujos estables, así como en hacer negocios con desarrolladores de infraestructura.

Antecedente

FibraMX es un vehículo promovido por los administradores del Certificado de Capital de Desarrollo (CKD) Infraestructura México, (INFRACK) colocado en el 2015 en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Los principales inversionistas del CKD son el fondo de pensiones canadienses Caisse de Dépôt et Placement du Québec (CDPQ), así como Afore XXI Banorte, Afore Citibanamex y Afore Sura, Pensionissste y el Fondo Nacional de Infraestructura de México.

Mediante dicho CKD, se planeó inicialmente una inversión de hasta 35,100 millones de pesos, que se destinarían en un periodo de cinco años.

La primera adquisición que se concretó fue la compra de 49% de Operadora de Vías Terrestres (OVT), plataforma que CDPQ mantenía en alianza con Empresas ICA, la cual comprendía un paquete de cuatro autopistas de cuota: Río Verde-Ciudad Valles, en San Luis Potosí; el Libramiento La Piedad, que conecta las carreteras Irapuato-La Piedad y México-Guadalajara. También está el Mayab, entre Mérida y Cancún, y el Túnel de Acapulco.

INFRACK mantiene otra inversión el proyecto Red Compartida, uno de los más relevantes a partir de la reforma de telecomunicaciones en México con el que se prevé aumentar hasta 92% la cobertura móvil 4G en el país a partir del 2024.

Entre otras inversiones del CKD está la adquisición de una participación en la terminal Cooper/T. Smith de México, en el puerto de Altamira, Tamaulipas.

En septiembre del 2018 adquirió una participación de 39.2% de una cartera de cinco proyectos eólicos y tres solares a la multinacional Enel. Los activos se encuentran en seis estados del país y en total generarán 1,818 MW de energía limpia.

Los administradores del CKD Infraestructura México tienen en camino otra inversión que no fue revelada, y que presentarán para su aprobación en una asamblea de accionistas que se celebrará el próximo 29 de abril.

Con el nuevo fibra que promueven los administradores de INFRACK bajo la dirección de Eduardo Ramos, no se especifican los activos a monetizar, no obstante, buscarán hacer adquisiciones con cada una de las emisiones que realicen.

Un Fibra E promueve la inversión y el financiamiento en proyectos de energía e infraestructura en el país. A través del vehículo se monetizan activos que ya estén en operación, generando flujos estables.

Buenas perspectivas para el mercado de Fibra E

el director  de Evercore México, Augusto Arellano, consideró que el mercado del Fibra E tiene perspectivas positivas por la  infraestructura que requiere el país.

Estimó que hay un pipeline de cuatro prospectos del Fibra E, aunque aún son confidenciales.

A dos años y medio de la primera oferta, este mercado apenas cuenta con tres emisiones por cerca de 34,500 millones de pesos de financiamiento en su conjunto.

Tras la liquidación y desliste del Fibra E del Nuevo Aeropuerto Internacional de México el mercado se redujo, pues el fideicomiso recaudó 30,000 millones de pesos para financiar la terminal aérea, cuya construcción fue cancelada.

De concretarse la colocación de Fibra Infraestructura México, será la más grande en términos de monto levantado.

Desde su debut los fibras E listados en la Bolsa Mexicana de Valores han acumulado rendimientos de un dígito. El certificado bursátil de energía e infraestructura de Pinfra (Fibra Vía) ha aumentado 5.28% en dos años y medio para negociarse en 29 pesos.

Mientras que los papeles de CFE (FCFE) registran un alza de 3.55%, a 18.69 pesos por papel en un año. El Fibra E de Prodemex (INFRAEX) se mantiene sin cambios, a 18.50 pesos por certificado.

Hasta ahora, la emisión más grande ha sido la de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), con una recaudación de 16,388 millones de pesos en marzo del 2018, tras haber monetizado un porcentaje de la red de transmisión de energía eléctrica del país.

Mientras que la más reciente emisión fue la de Fibra Estructura, a cargo de Promotora y Desarrolladora Mexicana (Prodemex), empresa de ingeniería y construcción, que ofreció en su portafolio inicial tres activos: dos cárceles (una en Jalisco y otra en Durango), así como una vialidad en Estado de México.

La pionera en este mercado de Fibra E fue Promotora y Operadora de Infraestructura (Pinfra), obtuvo 11,835 millones de pesos, a cambio de la carretera México-Toluca.

El Fibra E es un instrumento que surgió para atraer inversión a los sectores de infraestructura y energía en México, aunque inicialmente la apuesta era impulsar principalmente al ramo energético.

[email protected]