Con el propósito de dar certeza a los inversionistas de que están invirtiendo en proyectos que beneficie al ambiente, el Consejo Consultivo de Finanzas Climáticas (CCFC) lanzó los Principios de Bonos Verdes MX.

Los lineamientos en México serán una guía en el proceso de estructuración de dichos instrumentos y están apegados a las iniciativas internacionales basadas en Green Bonds Principles y a Climate Bonds Initiative (CBI).

“Los Principios de Bonos Verdes MX exigen al emisor revelar cuáles son los criterios de elegibilidad que utilizará para considerar a un proyecto verde”, subraya el CCFC.

Los criterios se basan en cinco aspectos básicos. El primero refiere el uso de los recursos de la emisión, que realmente sean aplicados para financiar y refinanciar proyectos verdes nuevos o existentes.

Un segundo aspecto tiene que ver con la certeza de que el proyecto realmente sea “verde”, que esté generando beneficios ambientales.

Otros temas se basan en la administración de los recursos de la emisión, revelación de información respecto las inversiones realizadas y su impacto, además de la opinión de un tercero independiente que valide el cumplimiento de los puntos anteriores.

“Con estos principios se les dará certeza a los inversionistas sobre el beneficio ambiental de los proyectos en los que están invirtiendo”, sostuvo el consejero general del CCFC, Guillermo Babatz en conferencia.

Estimó que debido a que el mercado de bonos verdes en México aún es incipiente, en un lapso de tres años podría ser más activo y profundo, con emisiones más regulares.

Uno de los principales retos para el mercado mexicano es que aumentar el número de emisiones sustentables.

Nacional Financiera, el Gobierno de la Ciudad de México han sido emisores de bonos verdes en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV); en tanto que el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México ha realizado dos colocaciones en mercados internacionales por un monto total de 6,000 millones de dólares.

Este mercado contribuirá al compromiso que México estableció en el Acuerdo de París de reducir el 22% de sus emisiones de gases de efecto invernadero para el año 2030.

erp