Los inversionistas están evaluando la importancia que tendrán las acciones de tecnología de Estados Unidos durante el próximo año, ya que valoraciones más caras, riesgos normativos y una reactivación de las empresas más desvalorizadas del mercado amenazan con reducir su atractivo.

El alza de las acciones relacionadas con la tecnología y la Internet ayudó a llevar los índices de Estados Unidos a récords este año. El avance de Apple, Amazon y Microsoft representó más de la mitad del 16.6% de la rentabilidad total del S&P 500 hasta el 16 de diciembre, según Howard Silverblatt, analista principal de índices del S&P Dow Jones.

La tecnología pasó a un segundo plano en las últimas semanas, ya que las esperanzas de una recuperación económica impulsada por las vacunas alentaron a los títulos de energía, finanzas, compañías de pequeñas capitalizaciones y otras áreas menos apreciadas del mercado.

El índice de valor de Russell 1000 subió un 10% desde que se anunciaron los datos de la vacuna a principios de noviembre, en comparación con una ganancia del 4% del índice de crecimiento de Russell, que está muy poblado de acciones de tecnología.

Aunque no está claro cuánto tiempo durará el cambio en el liderazgo del mercado, sí pone de relieve un dilema que ha enfrentado a los inversores durante la última década. Limitar la exposición a la tecnología ha sido en general una apuesta perdedora durante años y la pandemia de coronavirus aceleró las tendencias que podrían beneficiar al conjunto.

Pero las valoraciones cercanas a máximos de 16 años están suscitando preocupación por la vulnerabilidad del sector, especialmente si la reapertura de la economía estadounidense crea una demanda sostenida por acciones infravaloradas.

"Creo que la gente va a seguir con su exposición a la tecnología, pero no creo que se vaya a invertir mucho dinero fresco en tecnología en el nuevo año", dijo Lindsey Bell, estratega jefe de inversiones de Ally Invest.

El sector de la tecnología junto con las acciones de las grandes empresas relacionadas con la tecnología -Amazon, Alphabet y Facebook- representan cerca de 37% de la capitalización de mercado del S&P 500, lo que les da una gran influencia en los movimientos del índice y en las carteras de los inversores.

Los gerentes de fondos encuestados por BofA Global Research dijeron que estar "largos en tecnología" fue la transacción más popular del mercado por octavo mes consecutivo.

La tecnología, que se negocia en 26 veces las estimaciones de ganancias a futuro, es uno de los pocos sectores cuyos beneficios se espera que crezcan en 2020, según datos de IBES de Refinitiv. Las expectativas son de un alza de la utilidad de un 14.2% el próximo año, menos que el 23.2% que se anticipa para el conjunto de las empresas del S&P 500.

"Seguimos creyendo que esta rotación hacia el valor que empezamos a ver en las últimas semanas también durará hasta el 2021", dijo Mona Mahajan, estratega de inversiones en Estados Unidos en Allianz Global Investors.

Los esfuerzos de los reguladores de Estados Unidos y Europa para reducir el dominio del mercado de compañías como Alphabet y Facebook son otro punto de tensión para el sector.

Pero muchos inversores están contentos con mantener sus participaciones en empresas que han demostrado ser resistentes en medio del lento crecimiento económico, los conflictos comerciales y la pandemia mundial. De hecho, los picos de incertidumbre han tendido a mover a los inversores a las acciones tecnológicas en los últimos meses.

"Hay muy pocos sectores en los que se puede obtener un crecimiento tan predecible como el de la tecnología", dijo Mark Stoeckle, director ejecutivo de los Fondos Adams, cuyas principales participaciones en un fondo de capital diversificado son Microsoft, Apple y Amazon.

Los activos en Invesco QQQ Trust, que sigue el índice Nasdaq 100, este mes alcanzaron su mayor cantidad, según los datos de Lipper.

Michael Arone, estratega jefe de inversiones de State Street Global Advisors, espera que la economía regrese a tasas de crecimiento más lentas después de recuperarse en 2021.

"Eso sugiere que uno quiere tener empresas con altas tasas de crecimiento orgánico y que pueden aumentar el flujo de caja mejor que otras", dijo Arone.

Incluso algunos estrategas que recomiendan otras acciones no se apartan de la tecnología. BMO Capital Markets redujo la tecnología a "ponderación igual al mercado" en 2021, pero instó a los inversores a mantener sus posiciones en lugar de vender.

"No creo que vayamos a alejarnos de la tecnología", dijo Esty Dwek, jefe de estrategia de mercado global de Natixis Investment Managers. "Estos negocios se han convertido en parte integral de nuestras vidas".