Finalmente sucedió lo que nos temíamos. Ya no sólo Grecia está en graves aprietos económicos. Ahora Portugal y España han entrado formalmente al ojo del huracán y han dejado a los mercados con una sensación de que el barco europeo se hunde, ante los ojos de todos.

Y es que tras el anuncio que hiciera la semana pasada la calificadora Standard & Poor’s, en el sentido de revisar la calificación de la deuda soberana de todos estos países a la baja, el ánimo de los inversionistas a nivel global se vio seriamente afectado, y la verdad es que no es para menos.

En el caso de Grecia, la calificadora mencionada quitó el grado de inversión a la nación helénica, convirtiendo su deuda prácticamente en bonos basura , con una perspectiva negativa, es decir, todavía podría bajar más.

De acuerdo con el comunicado oficial de la calificadora, las opciones de política gubernamental se han venido reduciendo, debido al debilitamiento de las perspectivas de crecimiento económico en Grecia, en un momento en que las presiones por endurecer las medidas fiscales se han incrementado. Es más, en su opinión, las perspectivas sobre el riesgo en la deuda de mediano plazo han aumentado debido a la fuerte deuda que mantiene ese país a pesar de los esfuerzos que se han hecho en materia fiscal .

En el caso de Portugal, la calificadora redujo su calificación dos escalones al pasarla de A+ a A- con una perspectiva negativa, haciendo que automáticamente su bono a cinco años se disparara en 60 puntos base, en tan sólo un día para acumular un incremento de 215 puntos base durante el mes de abril.

Para rematar el numerito, a España también le bajaron la calificación con una perspectiva negativa.

Todo lo anterior hizo que los inversionistas reaccionaran con una gran aversión al riesgo y vimos a las bolsas apuntar hacia el sur, tanto a las accionarias como a las de materias primas.

En México, el IPC cerró el mes con un rendimiento negativo de 1.74%, mientras que el superpeso se tambaleó a lo largo de toda la semana, llegando a tocar niveles máximos de 12.13 pesos por dólar el lunes, antes de que se iniciara el recortadero de calificaciones, hasta niveles de 12.45 pesos por dólar, para finalmente cerrar el viernes pasado en niveles de 12.28.

Por su parte, las tasas en México se incrementaron en promedio 4 puntos base, a pesar de: los buenos datos de inflación que se dieran a conocer, las buenas perspectivas de crecimiento económico que nos mostrara Banco de México y que la tasa de referencia se quedara sin cambios.

Hoy será un día interesante, debido a que durante el fin de semana se reunieron los ministros de finanzas europeos con el objetivo de concluir con el plan de rescate a Grecia, que ha pasado de 45,000 millones de euros a aproximadamente 138,000 millones e incluye medidas de disciplina fiscal adicionales para ese país, como revocación de bonos anuales a funcionarios que suman 1,400 millones de euros, incremento del IVA desde 21% actual a 23 o 24%, entre otros. A ver si los sindicatos quieren.

Por lo pronto, es importante recordar que España no es Grecia. Si España empieza a hundirse, el problema de Grecia parecerá juego de niños, y por supuesto, automáticamente surge la pregunta sobre quién será el próximo.

Habrá que estar muy pendientes y no olviden tomar coberturas, por que sin duda, los mercados van a seguir movidos.

*Alfonso García Araneda es licenciado en Administración de Empresas por la Universidad Anáhuac y director general de GAMAA Derivados.

[email protected]