Grupo javer está en la lista de las empresas que buscarán listarse en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) en los próximos meses.

El año pasado, la empresa escrituró 18,525 viviendas, cifra mayor a las 17,388 unidades del 2013.

Y es que las perspectivas para las que fueron las tres grandes desarrolladoras de vivienda en México han cambiado.

GEO, que alcanzó en el 2011 una cifra de 57,865 casas escrituradas, en su reporte financiero al tercer trimestre de este año detalló que el número de unidades que se entregaron en ese periodo llegó a 268 inmuebles contra las 773 unidades de igual lapso del 2014. Esta disminución se debe a la falta de financiamiento para reactivar los proyectos.

En el caso de Homex, la constructora llegó a escriturar 13,426 casas, sin embargo, en el tercer trimestre del 2015 sólo logró colocar 92 inmuebles.

La Comisión Nacional de Vivienda (Conavi) estimó que el crecimiento de la población generará una demanda sostenida de cuando menos 570,000 unidades durante el periodo 2016-2020. Sin embargo, los analistas anticiparon que las tres vivienderas se llevarán muy poco del pastel.

Platicamos con clientes institucionales del extranjero y sí les llama la atención el mercado de vivienda en México porque falta mucho por construir, además de que hay un potencial de crecimiento , reconocieron especialistas de Interacciones.

Afirmaron que en este momento ya se observa disposición de las instituciones financieras por otorgar nuevas líneas de crédito, lo que es una muestra de que los inversionistas apuestan a un mejor escenario.

José Helue Mena, analista de vivienda, construcción y materiales de Grupo Financiero Interacciones, mencionó que GEO y Homex ya cuentan con planes para fortalecer su capital y con nuevos accionistas y estos factores contribuirán a restaurar la confianza de los inversionistas .

Andrés Audiffred, especialista de Interacciones, comentó que para atraer el interés de los inversores, las empresas tendrán que demostrar que harán bien las cosas. La recuperación de la confianza no se dará de la noche a la mañana, sobre todo porque accionistas, acreedores y proveedores perdieron dinero . Es cierto, dijo, que las compañías enfrentaron una crisis reputacional, pero después de ésta, se renovaron y ahora son empresas con nuevas administraciones, con balances sanos y operan bajo un marco regulatorio y de políticas de vivienda con más certezas.

Franca recuperación

El especialista anticipó que el sector dejará atrás sus problemas y se recuperará, pero eso dependerá de cada emisora y de su desempeño. José Helue consideró que, en el 2016, el sector de vivienda entrará en una nueva etapa y con una mayor rentabilidad, ya que ahora en lugar de buscar un mayor número de casas construidas, se enfocará en un manejo más prudente de sus finanzas. Marco Medina, analista del Grupo Financiero Ve por Más (BX+), anticipó que el 2016 será un mejor momento para vivienderas como GEO y Homex. Las constructoras se enfrentarán a un panorama distinto, ya que la estrategia del gobierno se enfoca más en el tema de calidad que cantidad, por lo que, con base en esta política, tendrán que hacer cambios a sus modelos de negocios para poder subsistir .

La caída de las gigantes que quieren regresar y brillar

En mayo pasado, los accionistas de Homex aprobaron un aumento de capital en 28,466 millones de pesos mediante la colocación de 302 millones de acciones que se entregarán a sus acreedores.

La Asamblea General Ordinaria Anual de la compañía acordó realizar el split inverso de 335,869,550 acciones representativas de su capital, la emisión de las nuevas acciones a razón de una por cada 10 en circulación y el canje de los títulos respectivos.

De acuerdo con sus estados financieros, en el 2013, Homex reportó una pérdida neta consolidada por 37,303 millones de pesos, cifra que contrasta con los 1,599 millones de pesos de ganancias del 2012. En el 2014, se reportó un saldo negativo de 3,705.9 millones de pesos, como resultado de la significativa reducción de las operaciones de la compañía.

Sin embargo, durante el tercer trimestre del 2015, la situación se empezó a revertir y la compañía registró ingresos por 65.2 millones de pesos. La ganancia neta de Homex ascendió a 3,752.6 millones de pesos, que se explica por la capitalización de pasivos de acuerdo con los convenios concursales

Para el periodo de nueve meses acumulados al 30 de septiembre del 2015, la emisora reportó ingresos por 232.5 millones de pesos, con una utilidad neta por 3,390.4 millones de pesos.

A septiembre del 2015, la posición de la deuda total de Homex fue de 6,413 millones de pesos. Los principales acreedores de la empresa son: Banamex, Banorte, Inbursa, HSBC, Bancomext y Santander.

Con el plan de capitalización, los nuevos accionistas serán principalmente: Adamantine. Se habla de otros tenedores, como River Birch, Nomura, Blackstone, Alden, Silver Point y Secured Finance.

La compañía dispone de una reserva territorial que equivale a 67,000 unidades e incluye terrenos escriturados y en proceso de escrituración.

Alguna vez fue la más grande

GEO, que durante años se erigió como la viviendera más grande del país, registró una pérdida neta acumulada por 2,383 millones de pesos al tercer trimestre del 2015, cifra que es favorable a la variación negativa por 3,561 millones de pesos del mismo periodo del 2014.

Los ingresos para el tercer trimestre disminuyeron 40% contra igual trimestre del año anterior, los que ascendieron a 161.2 millones de pesos. La deuda total se ubicó en 3,617 millones de pesos.

Al 30 de septiembre del 2015, la reserva territorial de GEO es equivalente a 207,203 viviendas, a través de una combinación de reservas propias de tierra bajo el esquema de outsourcing, opciones de compra y join ventures.

Después de 38 años de operación, GEO se declaró en mora el 8 de mayo del 2013, luego de verse imposibilitada para pagar 2 millones 348,888 pesos de intereses de una emisión de certificados bursátiles. Sin embargo, en ese mismo mes pero del 2015, la asamblea de accionistas de la empresa aprobó la capitalización de la deuda quirografaria.

Como parte de su reestructura, se prevé una aportación de capital nuevo por 3,500 millones de pesos; se capitalizará la deuda quirografaria de GEO y sus 15 subsidiarias, por las que se entregarán acciones ordinarias nominativas sin expresión de valor nominal. Se cancelarán 483,906 acciones en tesorería y, tal y como ocurrió con Homex, se llevará a cabo un split inverso sin modificar el monto del capital social. Los principales acreedores de GEO, son: Santander, Bancomer, Banorte, Inbursa, Banamex y HSBC.

Entre los que participarán en la capitalización de la viviendera están: la sociedad financiera de objeto múltiple (sofom) Sólida que pertenece al Grupo Financiero Banorte y Capital Inmobiliario.

Luego de que en junio pasado finiquitó el proceso de concurso mercantil, la intención de la empresa es regresar a la BMV en este mismo año.

En concurso mercantil

De URBI se cuenta con poca información. En enero de este año inició el proceso de concurso mercantil, que aún no concluye.

Los últimos datos disponibles de la emisora son al cuarto trimestre del 2012.

En ese entonces, la empresa constructora destacó que la continuidad de la compañía dependería de la habilidad de la administración para lograr un convenio de reestructura con sus acreedores, lograr que genere flujos futuros de efectivo suficientes para cubrir sus pasivos y sus costos financieros de la deuda reestructurada.

[email protected]