Si la reciente volatilidad de los mercados se mantiene, podría estar indicando una desaceleración de la economía mundial que perjudicaría el crecimiento de Estados Unidos y la inflación, dijo el lunes el número dos de la Reserva Federal.

Sin embargo, el vicepresidente de la Fed, Stanley Fischer, advirtió que no hay que precipitarse en conclusiones porque otros golpes a los mercados o turbulencias financieras no han perjudicado en el pasado a la mayor economía del mundo.

A estas alturas, es difícil juzgar las probables ramificaciones de esta volatilidad , dijo Fischer en un discurso, a menos de una semana de que la Fed dejara sin cambios sus tasas de interés.

Si estos acontecimientos llevan a un endurecimiento persistente de las condiciones financieras; esto puede indicar una desaceleración de la economía mundial que puede afectar el crecimiento y la inflación en Estados Unidos , agregó.

Pero hemos visto períodos de volatilidad similares en años recientes que han dejado pocas marcas permanentes en la economía .

En tanto, la actividad manufacturera en Estados Unidos pareció estabilizarse un poco en enero, pero una recuperación es improbable a corto plazo, en la medida en que las fábricas lidian con la fortaleza del dólar y los precios más bajos del petróleo fuerzan a las energéticas a realizar más recortes de gastos.

Otros datos publicados el lunes mostraron que el gasto del consumidor permaneció estable en diciembre debido a que los hogares redujeron sus compras de autos y un clima invernal inusualmente moderado afectó a la demanda por energía.

No obstante, un fuerte incremento en los ahorros a un máximo en tres años sugirió que el consumo podría repuntar en los meses venideros.

El Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM, por su sigla en inglés) dijo que su índice nacional de actividad fabril subió 0,2 puntos porcentuales, a 48,2 el mes pasado, en su cuarto mes consecutivo de contracción. Una lectura debajo de 50 indica contracción en las manufacturas.

No obstante, el índice permanece sobre el umbral de 43,1, usualmente asociado con una recesión.(Con información de Reuters)