En la semana, el peso mexicano mostró una alta volatilidad y cerró con una depreciación de 0.22% o 4.25 centavos, cotizando alrededor de 19.02 pesos por dólar.

Banco Base explicó que las presiones al alza se dieron ante un regreso en la aversión al riesgo en los mercados financieros globales, así como una recuperación en las encuestas electorales del candidato republicano a la Presidencia estadounidense, Donald Trump.

El margen de los votos electorales entre los candidatos del Partido Republicano y Demócrata se acortaron y de acuerdo con RealClearPolitics, Hillary Clinton cuenta con 46.7% de los votos y Donald Trump con 45 por ciento.

Además, el peso mexicano se enfrentó a un aumento en la volatilidad porque los mercados financieros permanecieron cerrados en la sesión del 2 de noviembre, día que coincidió con el anuncio de la política monetaria de la Reserva Federal (Fed), lo que favoreció a una menor liquidez.

No obstante, la apreciación de la divisa mexicana se derivó de un debilitamiento relativo del dólar estadounidense relacionado con el nerviosismo, previo a las elecciones en Estados Unidos que serán el 8 de noviembre.

Dicho debilitamiento fue impulsado luego de que el presidente de la Reserva Regional de Atlanta, Dennis Lockhart, mostró una postura acomodaticia al dejar ver que no está a favor de un incremento en la tasa de referencia en diciembre.

Se espera que las presiones al alza, así como un incremento en la volatilidad para la divisa mexicana se acentúen antes de la resolución del proceso electoral de Estados Unidos.

Por ello, se estima que el peso continúe siendo la divisa más vulnerable, ante una mayor recuperación del candidato republicano en las encuestas de intención de voto.

Por su parte, este viernes el dólar libre se vendió hasta en 19.45 pesos, lo que significó un retroceso de 15 centavos respecto al cierre previo, y se compró en un mínimo de 18.27 pesos, en bancos de la Ciudad de México.

undefined