En los últimos días el peso mexicano ha sufrido una gran presión frente al dólar, hasta alcanzar máximos de 13.35 unidades por billete verde, y pese a que los especialistas ven poca justificación a estos movimientos, la moneda azteca se muestra especialmente vulnerable a la información externa.

Para los expertos de Actinver el retroceso del MXN se encuentra muy asociado al flujo de capital de muy corto plazo, al retroceso en el mercado de capitales y posiblemente con el alza en la parte medida de la curva nominal, en el orden mencionado.

Por su parte el análisis de Accival señala que la incertidumbre sobre el ritmo que tendrá el tapering en los siguientes meses determinó las fuertes presiones al alza sobre el tipo de cambio peso-dólar, al tiempo que advierte que la divisa local es especialmente vulnerable a choques de información externa, en especial de la proveniente de los Estados Unidos.

Se espera que en lo que resta de la semana el exótico fluctué entre los 13.15 y 13.34 pesos por dólar.

En el mediano plazo, la aprobación de reformas estructurales con mejores perspectivas de crecimiento e inversión en México deberían apoyar al peso, aunque por el momento la presión se mantendrá, y aún más considerando la cercanía de la próxima reunión de la Reserva Federal (Fed) de los Estados Unidos a finales de mes. A esto, se suma la falta de catalizadores locales positivos que pudieran ayudar a revertir fuertemente la tendencia reciente.

No vemos un argumento fundamental que justifique tal presión para el peso fuera de posibles cierres de posiciones especulativas en contra del dólar ante la fortaleza de la moneda frente a sus principales comparables.En el mediano plazo seguimos confiando en un peso más fuerte conforme se den datos sobre un mayor crecimiento en México. En el corto plazo debemos esperar que la presión continúe para el peso , dicen los analistas de Invex.

Cabe destacar que dólar Index ya ha roto sus máximos registrados a principios de noviembre del 2013.

Los analistas no descaran que el USDMXN pueda traspasar el nivel de las 13.34 unidades por dólar, para buscar los 13.45, si el mercado considera que la Fed se encuentra preparada para anunciar otra reducción en la compra mensual de bonos.

En este contexto los especialistas de Banorte sugieren una postura neutral con sesgo direccional corto en USD/MXN 13.20-13.25 y largo debajo de 13.00.

Ante esta situación y los movimientos recientes reiteramos nuestra recomendación y por lo tanto cambiamos a un sesgo largo en el MXN , concluyen.

Para los analistas de Actinver, las señales técnicas relevantes en el USDMXN es que los osciladores han pasado a señal de compra especulativa. La nueva banda de resistencia se encuentra entre los 13.35 a 13.45 pesos por dólar y la banda de soporte en el rango de 12.80 a 12.75.

fondos@eleconomista.com.mx