En plena crisis del petróleo, la mayor productora de crudo del mundo, Saudi Arabian Oil Co, conocida como Saudi Aramco, ha confirmado, a través de un comunicado, que valora la posibilidad de sacar a Bolsa un porcentaje todavía a determinar de la compañía.

La noticia, que ya anticipó uno de los hijos del rey y máximo responsable económico del Gobierno saudí, Muhammad bin Salmán, en una entrevista concedida a The Economist, podría implicar la entrada en el parqué de una compañía titánica capaz incluso de desbancar a la mismísima Apple del trono de la compañía con mayor capitalización bursátil del mundo.

NOTICIA: Saudi Aramco invertirá 40,000 mdd en 10 años

Según sostuvo, bin Salmán en la mencionada entrevista, son varias las posibilidades que se están barajando, desde sacar al parqué la matriz, en la que está integrada el negocio principal de venta de petróleo, hasta limitar la venta a sus filiales. Estoy muy entusiasmado por dar este paso, creo que iría en favor de los intereses del mercado saudí y de la propia Aramco , señaló el hijo del rey saudí.

Debido a la mala situación del mercado de oro negro, que desde noviembre de 2014 ha perdido más de un 70% de su valor y la mala situación que atraviesan las petroleras, se trata de una operación sorprendente que, sin embargo, parece seguir la estrategia del Gobierno de buscar nuevas fuentes de financiación.

En esta línea, es necesario recordar que Arabia Saudí, abanderado de la estrategia de la OPEP de desplomar el precio del crudo, empezó a reflejar el sufrimiento que conlleva el crudo barato para una ecomía productora en forma de menores ingresos fiscales. En diciembre el país presentó un déficit público que ascendió a 367,000 millones de riales (unos 89,000 millones de euros).

NOTICIA: Petróleo, inflación y dólar, riesgos en 2016

Esta situación llevó a Arabia Saudí a comunicar su decisión de aumentar los precios de la mayor parte de los productos petroleros y de otros combustibles como el gas, después de haber anunciado que reducirá los subsidios para limitar el gasto público en 2016.

La salida a Bolsa de Saudí Aramco, respondería entonces al deseo de las autoridades de mantener esta política de crudo barato, con el objetivo de expulsar del mercado a los productores más ineficientes, y, al mismo tiempo, limitar sus efectos negativos sobre la economía local.

erp