Los mercados de divisas incrementaron su volatilidad en los últimos días, en medio de comentarios que advierten presiones inflacionarias y riesgos por el continuo retiro de los estímulos por parte de la Reserva Federal (Fed).

Aunque ya se tiene descontado que la Fed podría reducir en 10,000 millones de dólares adicionales el programa de compra de bonos en su reunión de la próxima semana, se vieron presiones sobre las divisas luego de que el FMI advirtió a principios de la semana sobre los riesgos de una salida de flujos de los emergentes con la disminución de estímulos.

Esto ha provocado un reacomodo de flujos en las divisas internacionales y ha incomodado a los bancos centrales que comienzan el año con presiones inflacionarias, como ocurrió en México al reportar un incremento en los precios que llevó al 4.6% la inflación anualizada, muy superior al límite máximo de 4% que espera el banco central. Esto trajo un aumento de coberturas en mercados de futuros como el CME donde creció el volumen operado ante la incertidumbre que sigue en los mercados globales.

En este contexto el peso mexicano se negoció entre 13.30 y 13.44 pesos-dólar para terminar con una pérdida de 8.7 centavos al ubicarse en 13.410 pesos según el Banxico.

Análisis Técnico

El peso se mantuvo por arriba de su resistencia en 13.30, marcada como nivel clave antes de acelerar el movimiento de depreciación que ya alcanzó máximos de 13.44, y que podría extenderse hasta 13.50, donde tiene su siguiente resistencia marcada por el rompimiento de la figura triangular. Sólo un regreso debajo de los 13.24 darían la primera señal que busca anular la señal alcista del dólar, y que pondría su siguiente objetivo en 13.09 en un movimiento inicial. Técnicamente se han alcanzado niveles de sobre compra del dólar con el RSI, y advierten que un alza sería de corta duración.

[email protected]