Queridos amigos: hoy no los voy a marear con números de mercado, ya que considero que lo sucedido a lo largo del fin de semana pasado fue de gran trascendencia para nuestro país. Para los que dimos seguimiento estrecho a la transmisión de poder, estoy seguro de que quedaron con un agradable sabor de boca y con una sensación de esperanza en el futuro de México. No cabe duda que la forma es fondo.

Y es que la forma en que el presidente Enrique Peña Nieto asumió el control del país, el protocolo que se siguió para tomar el mando de las fuerzas armadas desde el primer minuto del sábado pasado, la protesta que rindió frente al Congreso, la protesta que tomó a su gabinete y la muestra de lealtad de la que fuimos testigos por parte de las fuerzas armadas de nuestro país, mandaron un mensaje claro de fondo: México es un país de instituciones .

Su discurso en Palacio Nacional dejó en claro que viene con todo a impulsar a México a un mejor mañana y que sabe cómo hacerlo, al presentar sus 13 medidas de corto plazo.

En diversas ocasiones les he comentado, en este mismo espacio, que hay muchos Méxicos. Yo, que he tenido la oportunidad de ofrecer coberturas de precios a sectores tan disímbolos como el empresarial, financiero y el agropecuario, puedo dar fe que hay sectores de nuestra economía que tienen avances de primer mundo, mientras que otros se han quedado en un atraso que ofende. En México hay hambre.

Por lo anterior, considero de gran importancia que el Presidente de nuestro país con gran decisión haya propuesto el que se realice en los próximos 60 días una gran cruzada nacional contra el hambre, en la que convocó a empresarios, sociedad civil organizada, a todos los niveles de gobierno, a los jóvenes y en general a todos aquellos que quieran combatir el hambre en México. No puede ser que en nuestro país todavía existan hermanos que no tengan que llevarse a la boca.

Por el lado económico, comentó sobre la importancia de un punto que desde mi perspectiva es fundamental: el desarrollo del mercado interno.

Con la alta dependencia que tiene nuestra economía del vecino país del norte, y que hoy se encuentra enfrascado en una discusión para evitar el abismo fiscal que podría convertirse en una nueva recesión con las graves consecuencias que esto traería a nuestro país, es clave que México eche a volar los motores del crecimiento interno y reduzca la fuerte dependencia con el exterior. Nuestro destino no puede ni debe depender de lo que pase afuera.

Hoy es primer día hábil de México con nuevo Presidente de la República, y estoy seguro de que los mercados tomarán con beneplácito las medidas que propuso el fin de semana en el terreno de finanzas públicas sanas y un manejo responsable de la economía, en el desarrollo de una mayor infraestructura que nos haga más competitivos, en el apoyo de grupos vulnerables, en un país más justo y de instituciones, en un gobierno incluyente y que escucha a todos.

Las 13 medidas que propuso el presidente Peña Nieto no solamente son deseables, son indispensables para sentar las bases de un México mejor, pero requieren la aprobación del Congreso de nuestro país. Señores legisladores, ustedes que representan al pueblo, confiamos en que sabrán poner los intereses de México y los mexicanos por encima de cualquier otro.

Llegó la hora de trabajar como uno solo por el mismo objetivo: México.

Señor Presidente: estamos conscientes de que toma la Presidencia en un entorno económico global y nacional complicados, pero seguros de que tenemos un gran país y que llegó el momento de hacer nuestras las oportunidades para ser la nación que siempre hemos soñado para todos.?

*Alfonso García Araneda es director general de GAMAA Derivados. [email protected]