Los grupos aeroportuarios quieren que 40% de sus ingresos provenga de la venta de espacios comerciales y sus estrategias van en ese camino, indicaron analistas.

Para GAP, que opera 12 aeropuertos, los ingresos no aeronáuticos representaron 24.3% de la suma de ingresos aeronáuticos y no aeronáuticos en el último trimestre del 2013; no obstante que Valeria Romo, analista del sector de Monex, estimó que los no aeronáuticos podrían llegar hasta 45% para este año.

Proyecciones de la compañía para este año estiman un crecimiento de doble dígito para los ingresos no aeronáuticos, en contraste con los ingresos aeronáuticos, en los cuales la empresa proyecta un crecimiento de entre 7 y 8 por ciento.

GAP ha enfocado su estrategia a la expansión de espacios comerciales fuera de sus terminales, así como en salones VIP y tiendas de conveniencia que opera directamente. Además administra directamente los estacionamientos de todos los aeropuertos, por los cuales percibió 57 millones de pesos, equivalentes a 20% de sus ingresos no aeronáuticos totales durante el tercer trimestre del año pasado.

Salas VIP creció cerca de 93% trimestre contra trimestre; es una manera de obtener ingresos que no tengan que ver con los ingresos aeronáuticos , dijo el analista Juan Elizalde del banco Ve por Más. Sobre tiendas de conveniencia reportó ingresos para el mismo periodo por 3 millones 777,000 pesos, 814% más que los 413,000 pesos que percibió por el mismo rubro un año antes.

Los analistas destacan que los directivos de los aeropuertos apuntan que una de las estrategias es que los ingresos comerciales tengan mayor participación en el total de sus ingresos. Hoteles, gasolineras, anuncios y renta de locales a bancos; tiendas de Duty Free y arrendadoras de automóviles no son ingresos regulados y tienen un buen margen de rentabilidad.

Para Grupo Aeroportuario del Centro Norte (OMA), los ingresos no aeroportuarios han pasado de representar 12% del total de aeroportuarios y no aeroportuarios en el 2001 a 25.3%, de acuerdo con su último reporte trimestral del 2013, y 24.4% en el 2012.

Por ese concepto, la compañía percibe ingresos derivados del arrendamiento de espacio en los 13 aeropuertos que opera a tiendas y restaurantes; así como de los hoteles que maneja y servicios de logística de carga aérea, principalmente.

Un claro ejemplo del potencial que tiene Asur es el aeropuerto de Cancún, que el año pasado recibió 16 millones de visitantes. Esto en promedio significa que llegaron a esa terminal 43,700 posibles clientes por día.

Gran parte del incremento de los pasajeros fue por el mayor número de pasajeros nacionales e internacionales que la industria hotelera de Cancún y la Riviera Maya llevan al destino turístico.

OMA lanzó su marca, que promueve a través del OMA Plaza (sus áreas comerciales del aeropuerto) mediante un diseño uniforme y homogéneo. De igual forma opera los estacionamientos para vehículos de sus aeropuertos. En Monterrey cuenta con un servicio Premium, en el cual tiene cajones de estacionamientos más amplios y servicio de valet parking.

En contraste con GAP, OMA tiene un contrato desde el 2002 con Corporación Interamerican de Entretenimiento (CIE), de la cual recibe un porcentaje no especificado de los ingresos que ésta última percibe de sus anunciantes. Tiene ingresos también por renta de espacios a arrendadoras de autos, desarrolladoras de tiempo compartido y por comunicaciones que, al igual que GAP, la mayoría son bajo un mismo proveedor.

Cuenta también con 90% de la participación en Consorcio Grupo Hotelero T2, en convenio con la hotelera española NH Hoteles, con el que opera el hotel NH de la Terminal 2 del aeropuerto de la Ciudad de México. De enero a septiembre del año pasado, los ingresos del hotel fueron por más de 129 millones de pesos, un crecimiento de 10.2% interanual.

Captaron la necesidad de un pasajero que tiene que esperar una conexión. Se hospeda a unos pasos y después toma su segundo vuelo , comentó un experto.

[email protected]