El presidente de la Reserva Federal de San Francisco, John Williams, dijo el lunes que no le preocupan los datos económicos débiles de China que inquietan a Wall Street y agregó que ve razonable que el banco central estadounidense suba la tasa de interés entre tres y cinco veces este año.

Creo que tenemos fundamentos muy, muy fuertes, en lo que respecta a gasto del consumidor y nuestra trayectoria económica, por lo que al menos por ahora ésta no es una gran preocupación para mí , dijo Williams, uno de los funcionarios que regularmente visita China, en una entrevista a CNBC.

Para el 2016, creo que algo entre el rango de tres a cinco alzas de tasas tiene sentido, al menos en este momento , dijo Williams.

El mes pasado, la Fed elevó su tasa de fondos federales por primera vez desde la crisis financiera, elevando su rango meta para los costos de endeudamiento a corto plazo a entre 0.25 y 0.50 por ciento.

Como grupo, los miembros de la Fed prevén cuatro incrementos más de las tasas de interés este año, colocando el rango meta entre 1.25 y 1.50% para fin del 2016, con base en la mediana de sus estimaciones publicadas en diciembre.

Williams dijo que no está sorprendido ni preocupado por los recientes datos económicos débiles de China y la caída del mercado de acciones en ese país, que arrastró al resto de las bolsas del mundo apenas comenzado el año.

El mercado de acciones de China afecta a una porción relativamente pequeña de ciudadanos chinos. No afecta al sistema financiero de Estados Unidos tan directamente, por lo que para mí, en este momento, ésas no son preocupaciones importantes en términos de riesgo sistémico , indicó el funcionario de la Fed.

Bajará el desempleo

Williams mantuvo su proyección de que el desempleo en Estados Unidos seguirá bajando este año y que la inflación comenzará a subir y acercarse al objetivo del banco central, cercano a 2 por ciento.

Por su parte, la presidenta de la Fed de Cleveland, Loretta Mester, dijo que el alza de tasas de interés por parte de la Fed en diciembre fue un prudente primer paso para una era de política monetaria más normal y señaló la confianza del banco central en que la economía de Estados Unidos continuará mejorando.