Los precios del petróleo se mantendrán bajos hasta el verano debido a la débil demanda estacional, aun cuando la estrategia de Arabia Saudita para que no siga creciendo el bombeo de productores rivales habría comenzado a conseguir resultados tangibles, informaron delegados de la OPEP.

Esta semana, delegados de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y expertos externos se reúnen en Viena para discutir la estrategia a largo plazo del grupo. Estos encuentros no fijan la política de producción.

Las conversaciones se producen en medio de una caída récord en el número de plataformas de perforación activas en Estados Unidos, que llevó al petróleo a subir a más de 50 dólares el viernes, y mientras los operadores aseguran que la estrategia de la OPEP está afectando el auge de esquisto de Estados Unidos.

Los bajos precios están afectando la inversión de algunas compañías en petróleo de esquisto. Esto debería repercutir en los suministros en el largo plazo , dijo un delegado de un país del Golfo Pérsico miembro de la OPEP.

Los precios se están estabilizando en torno a 40 y 45 dólares, pero la economía mundial no es muy fuerte y las existencias son demasiado altas , agregó.

Otros dos delegados de la OPEP mencionaron que no podía descarar una caída de los precios hasta los 30 a 35 dólares, debido a la débil demanda combinada con un mantenimiento global de refinerías en el primer y segundo trimestre del 2015.

Los precios están apoyados ahora por el invierno y el almacenamiento , indicó uno de los delegados.

En noviembre, la OPEP decidió no reducir su producción pese a los recelos de los miembros fuera del Golfo Pérsico.

En ese momento, el ministro de Petróleo de Arabia Saudita, Ali al-Naimi, dijo que el grupo tenía que defender su participación de mercado frente al petróleo de esquisto de Estados Unidos y otros rivales.

La decisión hizo que los precios del petróleo caigan a mínimos de cuatro años de 71 dólares por barril. Luego, el crudo bajó a cerca de su menor nivel en seis años de 45.19 dólares el 13 de enero, más de lo que muchos delegados habían esperado. El lunes, el crudo se negociaba por encima de 53 dólares.

Funcionarios de la OPEP, incluyendo al secretario general Abdullah al-Badri, han comenzado a expresar su confianza de que los precios ya tocaron un fondo y han asegurado que una recuperación podría estar en marcha.

Las conversaciones sobre la estrategia a largo plazo de la OPEP, que se actualiza cada cinco años, continúan el martes.