Las minutas de la última reunión de política monetaria de la Reserva Federal estadounidense revelaron que algunos miembros del Comité estuvieron en favor de implementar una nueva ronda de estímulos monetarios, aunque sólo en caso de que la economía tuviera un peor desempeño.

Algunos miembros expresaron que futuras políticas de estímulo económico probablemente serían necesarias para promover satisfactoriamente el crecimiento del empleo y garantizar que la tasa de inflación se mantendrá en la meta del Comité , dijeron las minutas.

En la última reunión de política monetaria de este mes, el Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal (FOMC, por su sigla en inglés), decidió extender el periodo del canje de bonos de corto y largo plazo, la llamada Operación Twist, hasta el cierre del año.

No obstante, el mercado esperaba que la Fed anunciara una tercera ronda de inyección de liquidez, de lo cual podría leerse algún indicio en las minutas. Así, según el documento, dos miembros del FOMC dijeron que una compra adicional de bonos era apropiada, mientras que otros dos dijeron que sería justificada si no había un progreso satisfactorio de la economía.

Las minutas no revelaron en qué momento podría venir la nueva ronda de alivio cuantitativo, y analistas no esperan que sea en la próxima reunión de agosto. La Fed podría hacer un tercer alivio cuantitativo en algún punto del tercer trimestre del año, pero no tan pronto como en la reunión del próximo 1 de agosto , indicó Banorte-Ixe.

De acuerdo con el grupo financiero, en los siguientes tres meses podría materializarse algunos de los factores considerados por la Fed para justificar un mayor estímulo.

En primer lugar, que la actividad económica siga perdiendo momento, que los riesgos a la baja se acentúen o que la inflación se mantenga por debajo del objetivo del banco central.

[email protected]