Este martes, tiendas Comercial Mexicana asumirá casi 100% la deuda por 1,500 millones de pesos de su controladora Comerci con tenedores de Certificados Bursátiles.

El abogado de los demandantes, Carlos Felipe Dávalos declaró que existen 200 particulares y más de 400 inversionistas institucionales que representan a cerca de 20,000 tenedores de bonos que se beneficiarán.

Los beneficiados serán sindicatos de maestros, jubilados, cajas de ahorro, deportistas y administradores de pensiones, personas que invirtieron todo su patrimonio en La Comer , destacó Dávalos en entrevista.

En la información disponible se destaca que los nuevos Certificados serán emitidos a seis años y pagarán Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE).

Felipe Dávalos explicó que 98% de los tenedores de bonos aceptó el convenio que propuso la tienda de autoservicio y el resto continuará con el proceso por su cuenta.

Nueva clave de pizarra

El pasado 30 de abril se hizo el intercambio de los títulos, este lunes se incribieron en la institución para el depósito de valores (Indeval) y hoy, martes, aparecerán con clave de pizarra TCM2010 en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

La nueva emisión, de los bonos de La Comer, estará respaldada por tres tiendas ancla de la minorista y más de 100 locales aledaños.

Los tenedores de los bonos comenzaron un juicio contra Comerci en el que embargaron 230 marcas de La Comer y ahora los derechos del litigio pasarán a Comercial Mexicana.

En tanto, los otros afectados por Comerci, esto es los bancos que tenían derivados y las instituciones que le prestaron dinero para capital de trabajo, continúan negociando.

Concurso mercantil

De acuerdo con información proporcionada por los afectados, se llegará a un juicio de concurso mercantil preacordado, el 15 de mayo, en el que La Comer se comprometerá a pagar 50% de la deuda en promedio.

Los bancos a los que Comercial Mexicana les debe capital de trabajo son Bancomer, Banorte, Santander, Scotiabank e Ixe.

Y las instituciones de crédito que tienen derivados con la tienda son JP Morgan, Goldman Sachs, Merrill Lynch, Banamex y Barclays.

La Comercial Mexicana apostó en septiembre del 2008 a que el peso no se devaluaba, pero la moneda mexicana se depreció 30 por ciento.

La Comercial Mexicana es la tercera cadena de tiendas de autoservicio en México y tiene formatos tradicionales como Comercial Mexicana, Mega, Bodega Comercial Mexicana, Sumesa, Restaurantes California y una alianza con Costco.

Controladora Comercial Mexicana tiene una deuda con tenedores de bonos, bancos que le prestaron para capital de trabajo e instituciones que adquirieron derivados, una deuda por 3,000 millones de dólares.

ehuerta@eleconomista.com.mx