La Bolsa de Atenas subió 6.09% a 776.60 unidades el lunes, a raíz de las elecciones celebradas el domingo. La derrota de Tsipras provocó un adelanto electoral que pone difícil su continuidad al frente del gobierno.

En ningún otro país las elecciones europeas han tenido un impacto tan severo como en Grecia. Al igual que en España, el país heleno celebraba, además de los comicios europeos, elecciones municipales y autónomas.

Las tres votaciones otorgaron una derrota a Syriza, el partido de izquierda que lidera el gobierno encabezado por Alexis Tsipras.

Sin apenas margen para digerir la derrota, el primer ministro anunció el domingo el adelanto electoral. Los nuevos comicios se celebrarán de manera inminente, probablemente el próximo 30 de junio.

En sus máximos intradía, la Bolsa de Atenas alcanzó los 776.60 puntos, a un paso de su nivel más elevado del año, y casi 30% por encima de sus mínimos del año, los 600 puntos que registró a comienzos de enero.

La Bolsa de Atenas celebró sobre todo la euforia que trasladaron los bancos. El posible cambio de gobierno y la drástica mejora que registra la deuda pública griega disparó hasta 20% la cotización de entidades financieras como Piraeus Bank.

Alpha Bank y Eurobank se acercaron por momentos a 10% de ganancia, mientras que National Bank of Greece ronda 5% de ganancia.