Por primera vez desde enero, la compañía francesa LVMH volvió a meterse en el podio de empresas más grandes por capitalización del Stoxx 600, últimamente copado de manera casi en exclusiva por empresas con pasaporte suizo.

El selectivo que reúne a las empresas más grandes de Europa, incluyendo a compañías de origen en divisas diferentes al euro, sigue manteniendo a Nestlé como su principal estandarte, pero ahora, la firma de lujo gala se cuela como una de las tres más grandes del continente arrebatando la tercera posición a la farmacéutica suiza Novartis, que sale así del podium del selectivo europeo.

La compañía presidida por Bernard Arnault gana la pelea por esta posición tras haber logrado mantener un bagaje positivo en bolsa en las últimas dos semanas, algo de lo que ninguna de las firmas suizas puede presumir. Y lo hace como una de las empresas que tiene un mayor apoyo por parte de analistas.

Así se desprende de los datos que arroja el consenso de mercado de FactSet. Su consejo de compra sólo es superado por el de Novartis y es una de las compañías a la que más recorrido ven de cara a los siguientes 12 meses.

El valor de mercado de Nestlé es de 293,730 millones de euros, mientras que el de Roche es de 256,195 millones y el de LVMH asciende a 177 millones de euros.

Donde Louis Vuitton Moët Hennessy no sale reforzada pese a estar de nuevo en el centro de las miradas de los inversionistas es en las estimaciones de utilidades. Y es que analistas han revisado a la baja sus previsiones de ganancias netas para el 2020 en 10 por ciento.