La Comisión Europea (CE) ha publicado sus previsiones macroeconómicas y revela que entre los grandes países de la eurozona, los peores resultados para este año corresponden a Italia (cuya economía crecerá tan sólo un 0.6% y mejorará un 1.3% en 2016) y a Francia (con un crecimiento de 1% y de 1.8% en 2016). La economía alemana avanzará este año un 1.5% (cuatro décimas más de calculado en noviembre) y volverá a acelerarse hasta 2% en 2016 (dos décimas más).

En el caso de España, Bruselas es optimista y augura un alza del PIB de 2.3% este ejercicio y de 2.5 por ciento. Para Grecia prevé que la progresión de su economía llegará a 2.5% este año y a 3.6% en 2016, y Portugal, 1.6 y 1.7 por ciento.

El ejecutivo comunitario, también ha mejorado sus expectativas para la zona euro y la Unión Europea (UE). Aun así, para 2015 pronostica crecimiento todavía moderado y una inflación muy baja, que en el caso de la región del euro será incluso negativa. Asimismo, espera que el Producto Interno Bruto (PIB) de la región crezca 1.3% este año, dos décimas más de lo que preveía en noviembre pasado.

Además, el organismo también ha mejorado sus cifras para 2016 hasta 1.9% (dos décimas más que en la anterior estimación).

La revisión en la UE ha sido similar. Bruselas ha mejorado sus cifras de crecimiento tanto para 2015 como para 2016, ejercicios para los que espera un alza de 1.7% (frente a 1.5% anunciado en noviembre) y de 2.1%, respectivamente.

La novedad es que este año, por primera vez desde 2007, todos países de la UE van a crecer y que "lo hagan sobre la base de un aumento de la demanda nacional e internacional, así como de una política monetaria más ajustada y de una posición fiscal más neutral", ha asegurado la Comisión. Eso sí, el ritmo de mejora es muy divergente y va desde 0.2% de Croacia hasta 3.5% de Irlanda. Para 2016 los pronósticos apuntan que el PIB de todos los estados se elevara ya un 1% o más (hasta 3.6% de países como Irlanda, Grecia y Letonia).

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica

fondos@eleconomista.com.mx