Los precios del oro rebotaron el viernes, ante el descenso del dólar tras tocar máximos de cinco meses, en medio de las tensiones políticas en Italia que provocaron liquidación en los mercados de bonos del país que llevaron a inversionistas a buscar refugio en el lingote.

El oro al contado ganó 0.2% a 1,292.12 dólares la onza, después de tocar en la rueda previa 1,285.41 dólares la onza, su nivel más bajo desde el 27 de diciembre.

El metal precioso marcó su mayor declive semanal desde comienzos de diciembre, con un retroceso cercano a 2% (1.99%) frente a la semana anterior.

Los futuros del oro en Estados Unidos para entrega en junio avanzaron 1.90 dólares, o 0.2%, a 1,291.30 dólares la onza.

“El oro se fortaleció frente a la geopolítica italiana y la liquidación de los mercados de bonos italianos”, dijo Josh Graves, estratega de RJO Futures. Los partidos populistas que formarán probablemente el próximo gobierno de Italia prometieron subir el gasto público, lo que provocó la huida de los inversionistas de los mercados de bonos, así como la compra de oro.

“Una crisis de deuda en Italia tendría un impacto mucho mayor que el de Grecia. Como resultado, el oro se beneficiaría”, expresaron analistas de Commerzbank en una nota. Esto aumentó la volatilidad de las acciones mundiales, lo que también prestó respaldo al lingote, agregó Graves.

El índice dólar tocó más temprano un nuevo máximo en cinco meses después de que el rendimiento de los bonos referenciales del Tesoro estadounidense alcanzó su nivel más alto en casi siete años. Luego cedió gran parte de sus ganancias. Un dólar más fuerte hace que el oro, que cotiza en esa divisa, sea más caro para los tenedores de otras monedas, mientras que rendimientos más altos de los bonos reducen el atractivo del lingote, que no rinde intereses.