La autoridad bursátil italiana Consob prohibió las ventas en corto de acciones de bancos y compañías de seguros hasta final de semana, con el telón de fondo del descalabro de la Bolsa de Milán.

"Dada la reciente evolución de los mercados, la Consob ha decidido volver a prohibir las ventas en corto de los títulos del sector bancario y de seguros", indicó la autoridad en un comunicado.

La prohibición, que entró en vigor el lunes a las 11H30 GMT se prolongará hasta el viernes a las 16H00 GMT, es decir, hasta después del cierre de la Bolsa de Milán, precisó la Consob.

Este anuncio coincide con el descalabro de la Bolsa de Milán, tras haber perdido 4.39% el viernes, por los temores que suscita España.

Hacia las 12H00 GMT, el índice estrella FTSE Mib estaba en retroceso de 3.10% después de haber llegado a caer más del 5% a mediodía, hundido por los valores bancarios.

Las ventas en corto es un mecanismo especulativo que consiste en vender títulos prestados con la esperanza de comprarlos más adelante a un precio menor para devolvérselos al propietario y embolsarse la diferencia.

Esta práctica, legal pero arriesgada, está acusada de precipitar la caída de las acciones más frágiles, y agravar la inestabilidad de los mercados financieros.

La autoridad bursátil italiana ya había prohibido esta práctica el pasado verano, en coordinación con otros reguladores europeos, coincidiendo con una oleada de tensiones en la Eurozona.

Prolongada en varias ocasiones, la prohibición se levantó finalmente el 24 de febrero salvo en el caso de las ventas en corto "al desnudo", es decir, de las efectuadas por operadores que ni siquiera disponen de un título tomado prestado en el momento de la orden.

RDS